Domingo, 20 Octubre 2019
Editorial

¿UBER?

Por Cecilia Rodríguez González-Rubio

Presidenta de Catorce6

 

Negocios disruptivos. La frase es plenamente explicativa de lo que son y está muy en boga en Silicon Valley, en los ambientes de creación de empresas y en los mercados de inversiones de capital de riesgo. Silicon Valley es la meca de las nuevas tecnologías y donde están naciendo miles de negocios disruptivos por el bien del planeta y de los consumidores, donde los jóvenes son protagonistas centrales. Se fundamentan en la innovación, en las nuevas tecnologías y rompen paradigmas. Privilegian la lógica y las eficiencias por encima de limitaciones artificiales como las regulaciones que han degenerado mercados en detrimento del consumidor.

 

Uber es el negocio disruptivo más emblemático de los miles que han nacido en Silicon Valley en la última década, la valorización de sus acciones es la más alta de todos los negocios de tecnología. La razón para el éxito en tan corto tiempo es que les transformó a los consumidores la experiencia del transporte y atendió cabalmente una demanda insatisfecha en calidad y en cantidad en horas pico. No solo hay beneficios para los consumidores sino para la sociedad: hace un manejo más eficiente del inventario de vehículos de una ciudad. Es decir, desde la perspectiva colectiva, de la economía y del bienestar general, es un negocio que deja un saldo positivo. Para este aspecto, el proyecto de reglamentación preparado por el Ministerio de Transporte hace bien en dejar en manos de las ciudades esta parte de la regulación, ya que ellas sufren el tránsito y sus alcaldes son quienes deben administrarlo.

 

La razón de su éxito es que les transformó a los consumidores

la experiencia del transporte y atendió una demanda insatisfecha

 

Hace falta, de manera urgente, la participación del Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible en el proyecto de reglamentación porque el de transporte está bajo la presión de los gremios de taxistas. Los sucesivos gobiernos no miraron la economía de hambre e informalidad que consolidaron unos actores en el mercado de taxis, y que además facilitó en un tiempo la comisión de delitos. Ahora se debe actualizar la regulación de manera súbita por la aparición de un negocio que representa una mejoría para los consumidores y para la sociedad muy especialmente.

 

¿Qué van a decir los vendedores de vehículos cuando haya un mejor aprovechamiento del parque automotor gracias a los teléfonos inteligentes que le permiten a la gente compartirlos? ¿Qué van a decir los fabricantes de equipos que también podrán beneficiarse de este modelo? Uber es, sin duda, un negocio disruptivo. Las nuevas tecnologías permitirán muchos de estos, la economía cambió gracias a ellas y sería un grave error poner trabas a su desarrollo. Sería, además, limitar la creatividad de los jóvenes y su capacidad de romper paradigmas para el bien del planeta y de los seres humanos.

 

La ocasión de la Cumbre Climática en París, a la cual Colombia llevó compromisos de reducción de emisiones, debe motivar la regulación de Uber y de todo tipo de mayor aprovechamiento de equipos o vehículos generadores de emisiones para facilitar su uso.

Internacional

Brasil intenta darse un empujón para cumplir el Acuerdo de París

El gobierno de Brasil y la Unión Europea comenzaron este lunes el foro “negocios verdes” para identificar los cambios socioeconómicos requeridos para conquistar las metas de los Acuerdos de Paris. 

Columnistas Invitados

Crecimiento “verde” en Colombia, un asunto holístico que requiere una visión compartida

Mauricio Rodríguez Castro

Cada vez más, la sociedad actual ejerce una mayor presión sobre la biosfera, se contaminan las aguas limpias, el aire limpio se reduce por la contaminación atmosférica y los gases de efecto invernadero impactan negativamente en el balance natural de nuestro planeta. Estamos acabando con las tierras arables fértiles, con la diversidad y con ecosistemas estratégicos para nuestra supervivencia.

Ello requiere un modelo económico que busque estar en armonía con el medio ambiente, pues los recursos que antes creíamos ilimitados son cada vez más escasos. El mundo demanda un cambio en el modelo de desarrollo.

Es entonces cuando surge la necesidad del crecimiento verde, concepto que significa fomentar el desarrollo garantizando que los ecosistemas continúen proporcionando en el tiempo los recursos de los que depende el bienestar social.

Colombia es el segundo país más biodiverso del planeta y por ello tiene un altísimo potencial para ser una economía verde integral y envolvente, que no solo permita nuestra diferenciación en el sistema económico global, sino que logre consolidarnos como líderes en una economía sostenible, verde y limpia, generando nuevas empresas, nuevos empleos, inyectando ese nuevo factor de competitividad que requiere nuestra nación para ser mucho más diferenciada en un mundo cada vez más globalizado.

La implementación de una economía verde trae consigo beneficios económicos y sociales, como ahorros sustanciales en el uso eficiente de los recursos, el agua, la energía, los insumos agrícolas e industriales, así como nuevas alternativas económicas mediante la adopción de prácticas sostenibles que pueden generar nuevos ingresos adicionales, productos reutilizables certificados, bonos de carbono, etc.

Sin embargo, quien hoy lidera esta política, que es totalmente transversal, es el débil Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible. Para nadie es un secreto que una de las carteras más estratégicas para el desarrollo del país maneja uno de los presupuestos más bajos de la Nación: solo el 0,3%. Entretanto, el Ministerio de Minas y Energía gestiona el 1,7%, casi seis veces más.

Y ahí se ven errores como tratar de generar más energía eléctrica a través de termoeléctricas, que requieren carbón, gas y petróleo para producir los megavatios que faltan para suplir nuestra sedienta demanda de energía. Eso es energía sucia y muy costosa frente a la producción de energía limpia o sostenible por medio de las mal llamadas fuentes no convencionales de energía renovable (FNCE), que ya no tienen nada de no convencionales. Parece que la UPME o el IPSE no asesoran a su ministro para promover y facilitar la generación eléctrica a través de estas fuentes de energía limpia.

No es algo nuevo ni poco utilizado. Costa Rica logró este año casi 300 días sin utilizar un gramo de carbón o un litro de bunker para producir energía. Los costarricenses sí lograron desarrollarse a partir de este tipo de políticas, generando un país ejemplar en este sentido.

Una regla básica de la economía nos dice que producir a partir de un bien finito influye en el precio debido a su escasez, y que un bien o servicio que se produce bajo la base constante de una renovabilidad infinita hace que el precio de estos bienes y servicios tenga una tendencia a la baja o a mantenerse. ¿No es esto evidente para todos? Lo que es peor: muchos no logran relacionar que el problema que tenemos con el fenómeno de El Niño no es más que parte de un incipiente efecto invernadero o cambio climático que crece exponencialmente en todo nuestro planeta, con sus consecuencias directas en nuestro ambiente, en nuestra economía y en nuestra sociedad en general.

Por todo ello, en nuestro país es urgente que hablemos un mismo lenguaje, porque hoy somos una torre de babel.

Editorial

Disrupción en la academia

CECILIA200
Por Cecilia Rodríguez González-Rubio

Presidenta de Catorce6

En esta edición queremos brindarle a nuestros lectores las reflexiones que recorrió la destacada bióloga e investigadora Brigitte Baptiste al tomar la decisión de irse a dirigir la Universidad EAN. Esta es una escuela de negocios, con desempeños ambientales interesantes, pero en últimas una universidad dedicada a formar jóvenes en el arte y la ciencia de crear empresas y hacer negocios.

El debate ambiental  está lleno de generalizaciones y descalificaciones a las empresas y al modelo de consumo. Por esa vía la discusión se acercó a la política y a la ideología que cuestiona la iniciativa empresarial privada. Ya en ese lugar, la agenda verde forma parte de la polarización que acosa a muchos países del mundo, cuando debería ser un propósito común. 

Durante la entrevista Brigitte dejó ver que para ella la decisión no fué difícil. Pero la misma sí luce compleja para cualquier persona a la luz del debate ambiental. Por ejemplo propone utilizar información producida por los institutos de investigación como el Sinchi y el Humboldt, en espacios de emprendimiento. Podría esto ser una herejía, pero entre más ciencia se lleve a los espacios de emprendimiento y al debate ambiental, más alineados estaremos todos con la causa del planeta. Por cualquier razón terminamos los activistas ambientales dispersos e incluso descalificándonos unos a otros.

Su profunda elaboración sobre la integración entre ambiente y empresa es el resultado de sus años dedicada a la investigación y el trabajo académico. Sintió la frustración de ver abundante conocimiento científico con bajo uso y sin prestar algún servicio al país. Así observa de manera integrada las dimensiones de la sociedad contemporánea e invita a una mirada más completa. En sus redes sociales ha compartido opiniones sobre minería y otros sectores que le han significado críticas. Su mirada de unión entre los actores de la sociedad en torno al planeta, es de gran valor para la causa.

Brigitte pasó a la acción y se ‘echó al hombro’ el desafío de liderar el cambio de paradigmas en las escuelas de negocios. El principal es dejar de considerar lo ambiental como una más de un número de variables en el análisis de los negocios, e inyectarlo en la columna vertebral de los mismos. Admiración merece también la decisión del Consejo Directivo de la EAN al invitar justamente a Brigitte a conducir este desafío. Sin duda estos cambios se materializarán más temprano que tarde.

Negocios Verdes

El café más costoso del mundo es colombiano y se produce en cultivo orgánico de Santander

Subasta internacional para recaudar fondos y prevenir cáncer de cérvix en África le permitió al café orgánico HR 61 romper récord y ahora será vendido en reconocida tostadora francesa.

Negocios Verdes

El nuevo cargamento Colombiano a los Estados Unidos

Un embarque de 34 toneladas de aguacate Hass, salió desde Cartagena con rumbo a Norte América. Con este nuevo mercado se verían beneficiadas unas 25 mil familias.

Comunidades

Hortelanos cambian hábitos de siembra

Hace poco más de un año, hortelanos de Caño Clarín en Sitio Nuevo, Magdalena, empezaron a cambiar su forma tradicional de cultivar por prácticas agrícolas sin uso de agroquímicos. En la medida que mejoran sus ingresos, están contribuyendo al mejoramiento ambiental.

Producción Limpia

Innovador cemento colombiano se venderá como arroz

Al menos 300 mil toneladas de tallo de arroz o ceniza de tamo se reutilizarán para la fabricación y optimización del cemento y el concreto. Se trata de un desarrollo científico de la Universidad del Valle que permite aprovechar los desechos del cultivo y reducir el impacto negativo al ecosistema, así como ahorrar costos de importación de materia prima. 

Negocios Verdes
RSE
Actual

Negocios verdes han movido más de 80.000 millones de pesos en los últimos dos años, segun Minambiente

Según el balance del Ministerio de Ambiente se han generado 4.332 empleos. Agro y turismo son los sectores con mayor impacto.
Producción Limpia

Banner Fijo Superior UniAndes