Domingo, 19 Mayo 2019
Denuncia

Denuncian que indígenas invadieron Parque Natural Las Hermosas para ganadería y otras actividades

Cortolima asegura que decenas de personas de la comunidad Amoyá-Virginia han deforestado y alterado el ecosistema incluso para cazar.
Columnistas Invitados

El recurso agua en Colombia

Efran Ruiz
José Efraín Ruíz Sepúlveda
Licenciado En Biología y Química
Ms. Biología
Colombia, sin lugar a dudas, sigue ocupando uno de los primeros puestos en cuanto a cantidad de agua a nivel mundial. Según información de la Unesco, en Colombia llueve tres veces más que en el resto del mundo ya que la precipitación mundial es de 900 mm anuales y en sólo Suramérica llega a los 1600 mm al año como se puede observar en el gráfico 1. En nuestro país es de 3.000 mm año y esta situación se ve favorecida por varios aspectos siendo los más relevantes la posición geográfica, la presencia de tres cordilleras que cruzan el país y la ventaja de contar con dos áreas marinas bastante considerables.

Esta situación de contar con las bondades de este recurso hídrico, debería tener a nuestro país en una situación económica, política y social muy por encima de aquellos países que no tienen la fortuna de poseer este recurso.

balance

Indudablemente, Colombia es un país con un índice de precipitación que lo coloca como una región privilegiada dentro del contexto mundial. Esta distribución, permite distinguir en Colombia cinco grandes vertientes: el mar Caribe, el océano Pacífico, el río Amazonas, el río Orinoco y la vertiente del Catatumbo. Cada una de estas vertientes, tiene características propias en cuanto a área, dirección en la cual drenan sus aguas, clima, vegetación, longitud y caudal de los ríos que la forman. En el gráfico 2, se ilustra la magnitud de los valores de precipitación en las regiones colombianas.

En términos generales, estas vertientes generan un caudal promedio de 66.440 m3/seg, equivalente a un volumen anual de 2.113 km3, del cual el 23% corresponde a la vertiente del Caribe; el 10%  a la vertiente del Pacífico; el 34% a la vertiente de la Amazonía; el 32% a la vertiente de la Orinoquía y sólo el 1% a la vertiente del Catatumbo. Colombia es uno de los países con mayor número de recursos hídricos en el mundo. En él se pueden encontrar seis tipos de aguas, incluyendo aguas lluvias, aguas superficiales, aguas subterráneas, aguas termominerales, aguas marinas y oceánicas y aguas de alimentación glacial. (Ideam  2012)

 

valores

La riqueza hídrica del país, se ve representada en la extensa red superficial de aguas que cubre al país, en las favorables condiciones que permiten el almacenamiento de aguas subterráneas y en la existencia de un importante número de cuerpos de agua lénticos (aguas estancadas como lagos y pantanos) y enormes extensiones de humedales.

Distribución desigual en Colombia

A pesar de la alta oferta que el país soporta, debe considerarse que la distribución es injusta por decirlo en alguna forma, debido a que hay regiones donde el recurso es muy escaso, mientras que en otras regiones, se vive en condiciones de inundación permanente. Para ilustrar con un ejemplo, tenemos el caso de la Guajira donde la precipitación apenas alcanza la cantidad de 600 mm anuales, es decir, tienen lo que se denomina en ecología el estrés hídrico (se habla de estrés hídrico cuando la demanda de agua es más alta que la cantidad disponible durante un periodo determinado o cuando su uso se ve restringido por su baja calidad), trayendo como consecuencia unos efectos negativos  directos sobre la calidad de vida de la población.

La escasez de agua es un fenómeno no sólo natural sino también causado por la acción del ser humano. Hay suficiente agua potable en el planeta para abastecer a los 7.000 millones de personas que lo habitamos, pero esta está distribuida de forma irregular, se desperdicia, está contaminada y se gestiona de forma insostenible (UNESCO 2014)

En el otro extremo, tenemos el caso de algunas poblaciones del Chocó donde se han registrado los mayores valores de precipitación en Colombia y en el mundo, que están por el orden de 12.000 mm anuales. Sin embargo, este exceso de agua se traduce en inundaciones permanentes que causan grandes problemas y desventajas para sus pobladores. Estos ejemplos nos llevan a pensar que no hay una forma clara y precisa por parte de los organismos estatales para manejar el valioso recurso hídrico.

Cabría preguntar entonces, cómo diseñar las políticas de manejo del recurso hídrico cuando se presentan los excesos ya sea porque llueve muy poco o llueve bastante, este reto del manejo adecuado y técnico históricamente se ha presentado y se continuará manifestando así, dado que estos procesos obedecen a la manifestación cíclica de la naturaleza. 

 

Investigación

Frente a contundente informe de la Contraloría, las CAR dicen que son eficientes

En un informe el ente de control fiscal acusa a las corporaciones autónomas regionales de ineficientes y señala que no están cumpliendo con las sanciones a infractores ambientales. La Asociación de Corporaciones Autónomas Regionales y de Desarrollo Sostenible, Asocars, se defiende.

Investigación

Gestión del agua: Tarea incompleta de las CAR

Catorce6 pudo determinar que las autoridades ambientales otorgan concesiones para uso del recurso hídrico, aún sin saber con cuánta agua cuentan. Un balance hídrico es una tarea
Internacional

Hombre va a la cárcel por sembrar árboles en zona minera

En Perú fue arrestado Fernando Chuquiruna Gallardo, un reconocido ambientalista que sembró plantones de puno en los alrededores de la zona conocida como La Shacsha, territorio en el que la empresa minera Yanacocha explota la mina de oro más grande de Latinoámerica. 
Actual

La promesa cumplida a medias del saliente ministro de Ambiente

Gabriel Vallejo, saliente ministro de Ambiente, presentó su balance de gestión durante los últimos dos años. Resaltó la delimitación de 14 páramos en todo el país, pero esa promesa quedó a medias.

Columnistas Invitados

Las dinámicas aluviales y los periodos de retorno antrópicos (la prevención ilógica de las agresiones sobre los dominios aluviales activos)

Luis Alberto Molina
Por: Luis Alberto Molina Arroyave
Ingeniero Geólogo-Geomorfólogo, Experto en Ciencias Mineras

Los aspectos morfológicos de los dominios aluviales (niveles de llanura aluvial, con excepción de terrazas o registros aluviales de fondo) en secuencia hacia su cauce actual (evolución geomorfológica) son los que determinan los “periodos de retorno” y bajo condiciones climáticas “normales”. Pero la realidad es otra: un cambio climático condicionado por una desglaciación, explotaciones anti-técnica de los materiales de arrastre, destrucción de los bosques pluviales o de “niebla” (que son los retenedores y reguladores de recurso hídrico) y rondas hídricas.

Un comportamiento hidrodinámico aleatorio. Esto marca una tendencia hacia crecientes picos frecuentes y a un énfasis del socavamiento lateral; configurando franjas de divagación de cauce, con un ensanchamiento acelerado en función de la “asimilación” y destrucción de la llanura aluvial baja (pérdida de hectáreas de terrenos cultivables). No se puede definir un episodio de inundación en una franja de divagación lateral, puesto que “no existe un conjunto que se contenga así mismo” (paradoja de Bertrand Russell).

El río no inunda sino que hace su trabajo hidráulico “ensanchando” su franja de divagación en función de la destrucción de la llanura aluvial baja. Y es en algunos sectores de este escenario geomorfológico donde el río se puede desbordar y presentar episodios de inundación muy puntuales. Se demuestra que para una franja de divagación lateral no aplican los periodos de retorno.

Sin embargo, cuando se ha intervenido antrópicamente esta geoforma de origen aluvial, hay una predisposición a los desbordes e inundaciones en función de la vulnerabilidad de las obras civiles y por imperiosa necesidad hay que considerar los regímenes hidrológicos máximos y “los periodos de retorno antrópicos”. La agresión tiene un costo ambiental en términos de las consecuencias negativas, temprano o tarde, el río “volverá a recuperar sus dominios”. Para dinámicas aluviales verticales, donde el río está encajonado, las fluctuaciones en épocas de lluvias intensas pueden originar desbordes e inundaciones o espejos de agua de gran extensión horizontal.

En este caso, se tiene un “cajón fluvial” (levantamientos relativos por orogenias o glaciaciones) que sirvió en épocas geológicas muy recientes para la profundización de cauce), con una capacidad específica a crecientes picos. Donde los periodos de retorno aplican para aquellos sectores (irregularidades de superficie en un valle) que configuró el río, en su evolución geomorfológica, para regular sus crecientes o zonas de “avulsión” y rondas hídricas, que han sido intervenidas antrópicamente.

Franja laterla rií saldaña

Franja de divagación lateral río Saldaña “reloj geomorfológico” del cambio climático: el ensanchamiento normal de la desglaciación acelerado por las explotaciones irracionales de los materiales de arrastre. No aplica el concepto de periodo de retorno el río no inunda sino que socava lateralmente para ensanchar su franja a costas de la llanura aluvial baja.

Actual
Actual
Regionales

Por afectar microcuenca de Salgar, deberán pagar multa millonaria

 
Primero amonestación escrita en 2015 y ahora una multa por $248.526.562 impuso Corantioquia a dos personas que afectaron la microcuenca de la Quebrada Los Chorros de Silva, en el municipio de Salgar, Antioquia.
Actual

Por ley buscan declarar el agua como derecho fundamental

Catorce6 conoció el proyecto de ley que se radica hoy en el Congreso, el cual busca declarar el agua como derecho fundamental y así fortalecer la protección de las fuentes hídricas.

Viaje Ambiental

Según estudio los castores ayudan a prevenir sequías con sus increibles capacidades para 'la ingeniería'

A pesar de ser un animal perseguido en muchos países donde habita, un estudio demostró la importancia que tiene esta especie para prevenir las sequías.

Banner Fijo Superior UniAndes