Lunes, 1 Junio 2020
Actual
Regionales

Este año ya van 196 movimientos en masa en Cundinamarca: CAR

Son ocho los municipios de Cundinamarca en alerta por deslizamientos de tierra según el Mapa de Riesgo de la CAR. Expertos los atribuyen principalmente a la deforestación y ocupaciones de cauces. 

Investigación

Exposición de las "especies que pronto dejarás de ver"

9 especies colombianas de fauna en peligro crítico de extinción debido a la deforestación, son recreadas en exposición del Museo de Historia Natural de la Universidad Nacional y Havas Creative.
Actual
Actual

Fiscalía crea equipo especializado para desmantelar mafias que deforestan la cuenca amazónica

El ente investigador se enfocará en la cuenca porque ha encontrado que allí se concentran los grupos armados ilegales que la explotan ilegalmente.
Actual

Governor's Climate and Forest Task Force y Cumbre de gobernadores se desarrollarán en Florencia, Caquetá

Con temas como cambio climático, áreas protegidas y erosión, los eventos tendrán lugar este 2 y 3 de mayo con presencia además de gobernadores de varios países.

Internacional

Histórico pico de deforestación en la selva amazónica de Brasil

El Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE) de Brasil reveló que la deforestación registrada entre agosto de 2019 y marzo de 2020 es el doble de la del año anterior.

Actual

IDEAM reveló cifras de deforestación, por primera vez el Vaupés entró en la lista

La entidad entregó las cifras del primer trimestre de 2020. La Amazonía concentró el 84.9% de las alertas.

Regionales

Incautan más de 170.000 m3 de madera ilegal en el Chocó

El departamento se ha visto afectado gravemente por la tala ilegal durante los últimos años. Autoridades confirmaron que la madera estaba avaluada en más de $70 millones.
Denuncia

Irregularidades ambientales en Ruta del Sol

El agua que baja de la Sierra Nevada de Santa Marta se enfrenta a descargas de cemento y tierra que, a espaldas de las autoridades ambientales, están realizando los trabajadores de la concesión Ruta del Sol II, quienes pavimentan la vía Mamatoco-Minca.

La denuncia fue realizada por Francisco Agustín Correa, presidente de la Veeduría para el proyecto vial Once de Noviembre Mama Toco-Minca-La Tagua. Él recorrió los 14 kilómetros intervenidos para la obra y encontró también tala indiscriminada de árboles.

“Acordamos que serían 617 árboles nada más, pero cuando hicimos el conteo, notamos que talaron 300 de más”, indicó Correa.

A este caso, en el que presuntamentehubo fallas en el manejo ambiental, se suman los derrumbes de la carretera ya concluida. En consecuencia, las quebradas de Tigrera y Tamacá transportan bloques de asfalto desde noviembre de 2015.

Correa comentó que las irregularidades fueron puestas en conocimiento de Corpamag y de la Procuraduría, pero siguen reclamando porque las entidades no han tomado medidas.

La concesión Ruta del Sol II tiene una inversión de 35 mil millones de pesos.

 
Ruta sol2
Los miembros de la comunidad realizaron un recorrido en el que evidenciaron la debilidad de la construcción.
El asfalto es tan débil
, que pueden removerlo con los pies.
Foto: Cortesía Veeduría para el proyecto vial Once de Noviembre Mama Toco- Minca-La Tagua.
Regionales

Jóvenes del Guaviare buscan patrocinios para salvar el pulmón del mundo

Los jóvenes hacen parte del proyecto Amigos en el Medio y requieren equipos para enseñar a prevenir la deforestación a 2 mil estudiantes.

Investigación

La Amazonía entrará en un punto de no retorno en 10 años: bióloga Dolors Armentera

Durante la cátedra ‘nuestro futuro’ que reúne a expertos reconocidos en medio ambiente, la doctora en geografía advirtió que ese escenario sería catastrófico para el planeta.

Actual

La deforestación en Colombia aumentó un 23%, la cifra más alta de la historia

Para el año 2017 se reporta una pérdida total de bosque natural de 219.973 hectáreas.
Editorial

Las fuentes de recursos y nuevas regulaciones para el desarrollo forestal

Las zonas andina y caribe de Colombia están altamente deforestadas fruto del comercio de la madera, de la ganadería, la agricultura, de distintos momentos de nuestro desarrollo, y también del interés por demostrar que las tierras estaban siendo “trabajadas” para evitar su expropiación como pasó en la primera mitad del siglo XX. Desde entonces los gobiernos han expedido muchas normas, entre las más relevantes están la ley 2da de 1959 que declaró las zonas de reserva forestal, el Código de Recursos Naturales expedido en 1974 y la ley 99 de 1993. Muy a pesar de todas estas normas y las regulaciones posteriores no han logrado un mejoramiento efectivo de las coberturas boscosas.

Este es quizá uno de los más importantes desafíos en materia ambiental en el país. Hoy es claro que están las posibilidades de lograr buenos niveles de protección ambiental con aprovechamientos sostenibles asociados. Estos proyectos se les incorporan las mediciones que pueden asegurar sus resultados a partir del alto nivel de los estudios ambientales que hoy se realizan. Asi podriamos empezar a superar las barreras que tienen estancadas las estadísticas de coberturas boscosas.

La arquitectura institucional del Sistema Nacional Ambiental, es una oportunidad y al mismo tiempo la principal barrera para mejorar esta situación, porque aquí confluyen tantos actores institucionales, comunitarios, empresariales, académicos y sociales. Desde los municipios hay recursos con base en los dispuesto en la ley 99 en su artículo 111 que prioriza el propósito de asegurar las cuencas abastecedoras de acueductos. También de las Corporaciones Autónomas Regionales en el artículo 108 podría contarse con recursos. De igual manera están las compensaciones establecidas a las empresas o entidades públicas en el marco de las licencias ambientales, que con una priorización y coordinación de las autoridades ambientales, podría avanzarse en el propósito de mejorar las coberturas boscosas.

Es plenamente factible establecer actividades o proyectos que combinen la conservación ambiental con el aprovechamiento sostenible, que generen fuentes de pago que viabilicen créditos del sistema financiero e interés de inversionistas, sobre la base de mediciones rigurosas de los servicios ambientales. De esta manera no habría que fondear con recursos públicos el CIF de conservación en épocas de crisis fiscal. También es necesario dar claridad y brindar seguridad jurídica, aun para los pequeños propietarios, porque el imaginario de expropiación aún prevalece y resulta una barrera para contar con más campesinos alrededor de este propósito.

El Congreso Forestal que se llevará a cabo en Bogotá del 8 al 10 de noviembre, que permitirá el intercambio de conocimientos de diversos países, es una oportunidad para producir las propuestas que viabilicen la totalidad del sistema forestal en Colombia.

Columnistas Invitados

Los árboles son más que captura de CO2…

Escrito por Ferney Rojas
Coordinador de la Línea de Restauración y Conservación de la Corporación Ambiental Empresarial, CAEM. 

Ferney Rojas 200
 

El pasado 12 de octubre se celebró en muchos países del mundo el día internacional del árbol. Cada vez más la comunidad internacional es consciente de la importancia medioambiental que tienen estos seres vivos para la conservación de nuestra especie. Sin embargo, estos no son solo captura de carbono, sus beneficios van mucho más allá, y es por esta razón que, quiero sembrar en el referente colectivo este artículo para explicar el por qué los árboles son la piel del planeta tierra, son individuos clave para el desarrollo sostenible de nuestras actividades humanas.

Los árboles definidos en perennes o caducifolios por quienes los estudiamos, se alzan y albergan en grandes parajes llamados bosques, los cuales por años han sido reconocidos como refugios misteriosos. Estos en las últimas décadas han alcanzado un alto reconocimiento, ya que con el avance de la ciencia se ha podido esclarecer su aporte ambiental como capturadores de más del 40% del dióxido de carbono generado por el hombre.

Asimismo, se ha podido entender que, a través de estos se puede prevenir la desertificación del suelo, evitar derrumbes e inundaciones; cerca de 1.600 millones de personas en el mundo dependen de sus servicios; son la fuente de recursos como madera o medicinas; son actores clave para aminorar la violencia en zonas de alta tolerancia y son sanadores de dolor cuando muere un ser querido.

A pesar de que el hombre se ha encargado de usarlos y destruirlos, y, teniendo en cuenta que miles y miles de hectáreas de bosques se degradan anualmente en el mundo, ellos tienen una asombrosa capacidad de recuperación, lo que nos hace pensar que aún tenemos oportunidad de vivir en armonía con ellos y el planeta.

Una de las principales lecciones que nos dan es que se conectan no solo por medio de sus copas, sino también a través de sus raíces, heredando códigos genéticos durante años que les permiten ser resilientes y mantenerse en el tiempo; y por ello, aunque se ha deforestado más de la mitad de los bosques que florecían en el planeta, estos, como quien coloca la otra mejilla a pesar de haber sido lastimado,  nos enseñan que si se les protege, restaura y conserva, como seres vivos “paritarios”, pueden sobrevivir a condiciones adversas y mejorar nuestros ecosistemas.

Como ciudadanos, empresas o gobiernos, debemos entender a profundidad los beneficios y cualidades que los árboles brindan, dependiendo de la zona en la cual se encuentran. Por ejemplo, en áreas como Cundinamarca y Bogotá, la siembra de árboles como arrayanes, cedros, guayacanes, laureles o nogales, son de suma importancia porque sus características ecosistémicas ofrecen los nutrientes que la región Andina necesita. 

Adicionalmente, si conocemos a los árboles, podemos saber que estos se convierten en proveedores de bienes y servicios fundamentales para miles de personas que dependen de la conservación de bosques, a través de la modalidad de pago por servicios ambientales en donde los ciudadanos ven en los árboles una oportunidad laboral y de vida; en Colombia cerca de 1.200.000 personas dependen de productos forestales no maderables (PFNM).

Lo árboles, de la misma manera, son canales que conectan la responsabilidad corporativa con la protección del planeta, por medio de la creación de bosques empresariales que al final se convierten en núcleos de vida que compensan el impacto medioambiental que podrían tener las operaciones industriales.

Para finalizar quiero hacer un llamado a la acción. Tenemos que sembrar más árboles para proteger nuestro planeta, para conservar la vida de los animales que se asientan en sus copas, para promover la sostenibilidad de nuestros procesos productivos; para ser promotores de empleo; y para ser generadores de vida cuando otra se va.

Sembrar un árbol es materializar ideas en acciones. Y son acciones que al final benefician no solo la Tierra, sino también a las personas.

---

Ferney Rojas es ingeniero Forestal, especialista en Producción y Transformación de la Madera de la Universidad del Tolima. Fue miembro de la Asociación Colombiana De Ingenieros Forestales y ha sido escritor de diferentes artículos académicos como El Milagro de la Poma o Patrones de arquitectura foliar asociados al crecimiento funcional de cinco especies leñosas nativas de la cordillera oriental utilizadas en restauración ecológica en la sabana de Bogotá, y conferencista internacional.

Editorial

Los bosques, el descuido de la paz

Por Eduardo Chávez López
Director de Catorce6

Los escandalosos índices de deforestación en Colombia durante 2017 estimados en 220.000 hectáreas, tienen al país y al mundo alarmados. La preocupación es mayor cuando se sabe que la Amazonia es la región que más contribuyó a esa cifra con un porcentaje del 65%. En el mismo reporte departamentos como el Caquetá, Guaviare y Meta encabezan la lista con incrementos entre el 10% y 20% de sus áreas deforestadas, lo que obliga a mirar el detalle de lo que está pasando y a reflexionar acerca de la atención que desde el proceso de paz se ha venido prestando al medio ambiente.

Una mirada a las áreas deforestadas en los tres departamentos citados, coinciden con las de mayor presencia de las Farc en las últimas tres décadas. Esas zonas cuentan con los mismos motores de deforestación identificados por el IDEAM en todo el país, como son la colonización de tierras, la ganadería extensiva, los cultivos ilícitos, la minería ilegal, el tráfico ilegal de madera y la infraestructura irregular. La conclusión que los observadores anticiparon es que la regulación ambiental que ejercía la guerra, no ha sido reemplazada adecuadamente por la autoridad ambiental que se debe ejercer desde el Estado. Más específicamente para expertos como Omar Franco, ha sido evidente que la potrerización se ha incrementado en municipios con zonas de normalización, lo que permite anticipar que la ayuda estatal derivada de los acuerdos de paz y de la sustitución de cultivos se pudo convertir en un incentivo perverso en el que los bosques son las víctimas.

El desafío del nuevo gobierno es grande: debe aplicar una medida de choque que detenga de manera eficaz el acelerado deterioro de nuestros bosques. Es que si en 2016 las áreas deforestadas ascendían a 179.000 según el mismo IDEAM, quiere decir que cada hora estamos perdiendo 4,6 hectáreas de ellos. La cifra es dramática, no obstante existen mecanismos institucionales para actuar y rápido.

Los instrumentos están sobre la mesa y tal vez el más importante se creó el año pasado. Se trata de la Comisión Intersectorial para el Control de la Deforestación y Gestión de los Bosques. En esta comisión confluyen seis entidades del Gobierno Nacional como la Alta Consejería Presidencial para el Posconflicto y los ministerios de Ambiente, Defensa, Agricultura, Minas, y Transporte. Estas entidades han estado coordinadas con otras agencias clave como la Fiscalía General de la Nación y la fuerza pública. La información sobre la localización de los frentes de deforestación más críticos la produce el IDEAM cada mes con los más altos estándares del mundo, al punto que ha podido generar un sistema de alertas tempranas que las autoridades deberían consultar con más frecuencia.

Se requiere entonces acciones de choque y de fuerza para hacer frente a este crimen de lesa humanidad. Pero también se hace necesario abordar con urgencia y eficacia, el diseño y puesta en marcha de políticas públicas que le permitan al país el aprovechamiento sostenible de sus bosques. Estamos tarde para estimular modelos productivos de bosques de acuerdo a las especificidades de cada ecosistema. Las comunidades del Amazonas, de la Orinoquia, del Pacífico y de la región andina, merecen alternativas diferentes al delito para su desarrollo. El nuevo gobierno debe emplearse a fondo y rápido.

Denuncia
Regionales

Millonaria multa a gobernador de Guaviare y alcaldes por arrasar un bosque en la Amazonía para construir carretera

La Corporación para el Desarrollo Sostenible del Norte y el Oriente Amazónico (CDA) también multó a Hilda Cañón Cañón, por la tala ilegal de más de 566 hectáreas de bosque.

Regionales
Actual

Minambiente reconoce que no se cumplirá plazo para frenar la deforestación en la Amazonía

El jefe de la cartera, Luis Gilberto Murillo, reconoció a El Espectador que sería más razonable pensar en el 2025, y no en el 2020, para cumplir el compromiso.

Banner Fijo Superior UniAndes