Martes, 7 Julio 2020

El anfípodo que vive a casi 7000 metros de profundidad en el Oceano Pacífico evidencia rastros de contaminación con plástico tipo PET.

1a eurythenes plasticus 2200x1238

Foto: WWF


Una nueva investigación en la Fosa de las Marianas, uno de los lugares más remotos del Océano Pacífico entre Japón y Filipinas, descubrió una especie a casi 7000 metros de profundidad, con presencia de plástico en su organismo.

Científicos de la Universidad de Newcastle y WWF nombraron la nueva especie Eurythenes plasticus, para llamar la atención sobre el alcance de la contaminación plástica en el mundo.

Esta especie que parte del grupo de los anfípodos, son pequeños crustáceos que alcanzan longitudes de 2 a 25 cm, son carroñeros y aparecen en grandes cantidades cuando encuentran alimento en las profundidades en que habitan.

Si bien esta especie es nueva para la ciencia ya se conoce que vive en la zona remota de Hadal (a más de 6.000 metros de profundidad en el océano).

Según los investigadores, la nueva especie contiene partículas de plástico tipo PET, el cual es regularmente usado en botellas de agua y otras bebidas, ropa y artículos domésticos.

La investigación fue publicada en las últimas horas en la revista científica Zootaxa y según los científicos, la nueva especie contiene partículas de plástico tipo PET, el cual es regularmente usado en botellas de agua y otras bebidas, ropa y artículos domésticos.

De acuerdo con Heike Vesper, directora del Programa Marino de WWF-Alemania “la especie recientemente descubierta Eurythenes plasticus nos muestra la profundidad de las consecuencias de nuestro manejo inadecuado de los residuos plásticos. Hay especies que aún no conocemos, las cuales habitan los lugares más profundos y remotos del Planeta y ya están contaminadas con nuestro plástico. Los plásticos están en el aire que respiramos, en el agua que bebemos y ahora también en los animales que viven lejos de la civilización humana".

Concluyen los investigadores que “Con frecuencia los hombres y mujeres también consumen partículas diminutas de este material. El proceso mediante el cual también terminan en los organismos de varias especies de animales es simple: muchos de los desechos que llegan al mar se desintegran y se convierten en microplásticos. Estas diminutas partículas luego son ingeridas por diferentes criaturas. El Eurythenes plasticus es solo una de ellas”.

Humanos estamos ingiriendo más de media libra de plástico al año a través del agua y la comida

Cantidad de microplásticos en océanos serían un millón de veces más de lo pensado

Estudio revela por primera vez microplásticos en mamíferos marinos de Canadá

 

0
0
0
s2smodern
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar

Banner Fijo Superior UniAndes