Sábado, 5 Diciembre 2020
Por decisiones anteriores estaban por fuera del area licenciada la planta de tratamiento de lixiviados, los vertimientos y otras actividades sensibles.

El acto administrativo del 3 de agosto de 2018, da cuenta en detalle de la historia de las decisiones y la realidad del relleno Doña Juana que fueron construyendo la situacion de crisis de hoy. Las afectaciones no solo son graves a los recursos naturales sino a las poblaciones de una vasta zona del sur de la capital del país. 

CARDOÑAJUANA600El relleno presenta una grave situación de manejo que requiere que este sea desarrollado por una única entidad / CAR Cundinamarca

Con un detallado recuento histórico que da cuenta de los origenes de la crisis, la Resolución 1484 de 2018 del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible – MADS, resolvió “asumir la competencia para la evaluación y control ambiental de todas las actividades relacionadas con el Proyecto Relleno Sanitario Doña Juana, localizado en la zona urbana y rural del Distrito Capital de Bogotá, específicamente en la localidad de Ciudad Bolívar, vereda El Mochuelo”. 

De las 560 hectareas de Doña Juana menos de 90 hectareas se encuentran licenciadas y a cargo de ANLA, mientras que el resto ha estado bajo competencia de la CAR. Esta distribucion ha generado descoordinacion institucional y falta de integralidad en el manejo.  

“Se trata de información relacionada a trámites ambientales correspondientes a las zonas ubicadas fuera del área licenciada, así como la medida preventiva impuesta el 16 de julio de 2018 por la ANLA en este sector”, sostuvo Juan Camilo Ferrer, Director General (e) de la CAR Cundinamarca. 

Con esta resolución, se mantiene la decisión de que el Ministerio, a través de la Agencia Nacional de Licencias Ambientales – ANLA, sea la encargada de realizar el seguimiento, evaluación y control en el relleno que recibe 6.300 toneladas de desechos a diario.

Esta disposición obedeció a la necesidad de dar un manejo integral al proyecto licenciado en conjunto con sus actividades conexas, ya que el proyecto tenía dos autoridades ambientales para su control, una para el área licenciada (ANLA), y otra para las actividades realizadas fuera de esta (CAR).

Además, Doña Juana cuenta con otro instrumento ambiental y los trámites permisivos que han derivado en lo realizado en el propio relleno, sumado a que, el mismo presenta una grave situación de manejo que requiere que este sea desarrollado por una única entidad.
0
0
0
s2smodern