Martes, 20 Octubre 2020

Los habitantes de Bogotá son más propensos a padecer estrés y hasta cáncer, debido a los altos niveles de intensidad lumínica artificial que presenta la capital del país.

La alerta fue hecha por el Observatorio Astronómico de la Universidad Nacional durante la Semana Internacional de los Cielos Oscuros, que finaliza este domingo 10 de abril, e hizo un llamado a las autoridades a mejorar la deficiente calidad del cielo bogotano, que impidió hacer mediciones precisas y capturar imágenes óptimas en el marco del evento.

Cada noche, los capitalinos se exponen a altos niveles de intensidad luminosa de fuentes artificiales en la calle 170 y la autopista Norte, lo que podría disminuir la melatonina (una hormona reguladora del sueño profundo), producir vértigo, aumentar el estrés, afectar el crecimiento en los niños, e incluso se relaciona con una baja incidencia en cáncer de seno y próstata.

Según Lina Benítez, asesora legal en asuntos astronómicos, la contaminación lumínica no solo perjudica la salud humana, también la animal y vegetal. Estudios han revelado la extinción de una especie de tortugas, cuyo proceso de migración dependía de la luz de las estrellas, y se han visto afectados los ciclos de depredación de animales nocturnos, indicó.

De igual manera, la seguridad vial también se ve afectada porque causa deslumbramiento en los conductores.

Las estrategias que recomienda el Observatorio Astronómico apuntan a calcular la potencia que necesita la bombilla según la hora del día, añadir un filtro a las luces led y hacer uso de temporizadores de iluminación en zonas en las que no se realizan actividades humanas en la noche.


BogotaLuz
Con un luxómetro y la escala de Bortle (1 – 9), el Observatorio Astronómico determinó
que Bogotá tiene una calidad de cielo tipo 9, el nivel más alto de brillo nocturno, por
lo que las estrellas y constelaciones resultan invisibles. / 
Foto: Bogota.gov.co

0
0
0
s2smodern

Editorial

Banner Fijo Superior UniAndes