Martes, 22 Octubre 2019

Los encargados de la investigación mapearon entre 1990 y 2015 la distribución geográfica de más de 27 mil especies de pájaros, anfibios, mamíferos y reptiles.

Una nueva investigación de la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad de Stanford reveló que la situación del reino animal es extrema y que tanto las poblaciones como la variedad de especies disminuyen constantemente.

Cada año, dos especies de vertebrados desaparecen por completo de la faz de la tierra. Un ritmo increíblemente veloz para el reino animal. La investigación publicada en la revista estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences exhibió las consecuencias del declive mundial de estos animales sobre los entornos naturales y los seres vivos que comparten hábitat con ellos.

Gerardo Ceballos, catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México, junto a científicos de la Universidad de Stanford, mapearon la distribución geográfica de más de 27 mil especies de pájaros, anfibios, mamíferos y reptiles; la mitad de las especies vertebradas terrestres conocidas y el declive en las poblaciones de 177 mamíferos estudiados en profundidad entre 1990 y 2015.

TigresImagen tomada de www.vanguardia.com

Los resultados demostraron que el 30% de las especies vertebradas están reduciendo el número de poblaciones y la variedad de especies. Además, de los 177 mamíferos estudiados, todos perdieron el 30% del territorio que habitan y más del 40% vio su hábitat reducido en un 80%. Efectivamente, los mapas del estudio indican que hasta el 50% del número de animales que vivieron en la Tierra ya no existen.

Los científicos señalan a las regiones tropicales y templadas como los lugares en los que hay un mayor número de especies extintas, y aseguran que los grandes mamíferos del Sudeste Asiático son el grupo de animales que ha perdido el mayor porcentaje de territorio habitable.

Según Gerardo Ceballos "la disminución masiva en las familias y especies de animales se debe principalmente a la pérdida y fragmentación de su hábitat, la caza, el comercio, la sobreexplotación del territorio y la aparición de especies invasoras"

La reducción del número de animales y de la diversidad biológica, también implica la pérdida de servicios cruciales que ofrecen los ecosistemas, como la polinización de las abejas, el control natural de pesticidas o la purificación del agua. Además, esta circunstancia altera las redes ecológicas en las que se benefician todos los seres vivos provocando un "efecto en cascada".

En relación a la controversia reciente respecto del Acuerdo de París, el investigador valoró el tratado como positivo pero insuficiente a la hora de frenar la actual situación de los animales. "El Acuerdo de París ayudará a reducir la desaparición de las poblaciones de animales, pero no es suficiente". Y añadió: "Necesitamos medidas de carácter internacional destinadas a mitigar el comercio de especies amenazadas y reducir la pobreza en países en vías de desarrollo para proteger los hábitats naturales y la biodiversidad. Tenemos una breve ventana de tiempo para actuar, aunque se está cerrando rápidamente", concluyó Ceballos.

 

0
0
0
s2smodern
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar

Banner Fijo Superior UniAndes