Miércoles, 21 Noviembre 2018
Las principales amenazas para las especies identificadas en el informe se vinculan directamente con las actividades humanas, incluida la pérdida y degradación de hábitat.
animalessil                                                                                                                                         Foto: pixabay.com


Mientras que el cambio climático es una amenaza cada vez mayor, los principales motores de la disminución de la biodiversidad siguen siendo la sobreexplotación de especies, la deforestación, la agricultura y la conversión del suelo. De hecho, una evaluación reciente encontró que solo una cuarta parte de la superficie de la Tierra está sustancialmente libre del impacto de las actividades antrópicas. Es fue la conclusión principal del informe Planeta Vivo, que es uno de los más completos del mundo y que realiza la WWF a través de todas sus filiales en el mundo.

Algunas de las cifras importantes de este estudio es que desde 1950 se han sacado de los océanos del mundo casi 6000 millones de toneladas de pescados e invertebrados. Se han detectado contaminación por plásticos en todos los principales ambientes marinos del mundo, desde las zonas costeras y las aguas superficiales hasta las partes más profundas del océano, incluso en el fondo de la Fosa de las Marianas.

El Índice Planeta Vivo también registra el estado de la biodiversidad global al medir la abundancia poblacional de miles de especies de vertebrados en todo el mundo. El último índice muestra una disminución general del 60 por ciento en el tamaño poblacional, ocurrido entre 1970 y 2014. La disminución de las poblaciones de especies es particularmente pronunciada en los trópicos, siendo América del Sur y América Central las regiones que sufrieron la disminución más dramática –89 por ciento durante el mismo período.

La cantidad de especies de agua dulce también han disminuido dramáticamente; el Índice de Agua Dulce presenta una disminución del 83 por ciento desde 1970.

“Los sistemas naturales, esenciales para nuestra supervivencia (bosques, océanos y ríos), continúan deteriorándose. La vida silvestre en todo el mundo continúa disminuyendo. Este llamado de atención nos recuerda que tenemos que cambiar el rumbo. Tenemos que equilibrar nuestro consumo a la par con las necesidades de la naturaleza y proteger el único planeta que tenemos como hogar", dijo Carter Roberts, presidente y CEO de WWF en Estados Unidos.

Otras de los datos importantes que se revelaron, por ejemplo, es que en los últimos 30 años, se estima que la Tierra ha perdido aproximadamente la mitad de sus corales de aguas someras y la Amazonía se ha disminuido en 20% durante los últimos 50 años.
0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes