Sábado, 19 Agosto 2017

Banner La Patria

La mala costumbre de verter los aceites al alcantarillado así como los altos costos de tratamiento, ha dado oportunidad para que algunos emprendedores en diferentes ciudades del país den solución a esta problemática.

Es el caso de Luis Felipe Tobón en Medellín quien organizó su propia empresa, llamada Ecogras y creó un sistema que recolecta aceite de cocina en varias ciudades del país, lo almacena, lo filtra, lo trata y lo entrega a una planta de biodiesel para que lo conviertan en biocombustible y lo combinen con el ACPM que utilizan los grandes camiones que recorren las carreteras colombianas.

Según Luis Felipe “al final del proceso, más o menos sale un 85% de biocombustible y un 15% de glicerina. Nuestro fin es dar un manejo adecuado a los aceites de cocina y que las personas en las casas y en los restaurantes no hagan una mala disposición de este residuo”.

“El aceite tiene un poder contaminante bastante alto, un litro puede contaminar hasta 1.000 litros de agua potable. Hay que tener en cuenta que menos del 1% del agua del planeta es potable”, agrega el empresario.

Tobón encontró respaldo para Ecogras desde el principio. “Lo que hice fue acercarme lo que más pudiera a la norma internacional. Entonces aparecieron entidades como las Empresas Públicas de Medellín, que es la que más nos apoya en temas de sensibilización a las comunidades”.

Aceites10                                                              Imagen tomada de www.salud180.com

Esta problemática también representa un alto impacto a la flora y a la fauna acuática, obstruye la correcta absorción de líquidos, lo cual representa grandes costos para las plantas depuradoras de agua. Por tal razón, en Bogotá el centro comercial Palatino y la firma colombiana Greenfuel crearon una alianza para la recolección del aceite vegetal usado. Desde que iniciaron en 2014, han recolectado más de 5.000 kilogramos de aceite usado“Se recolecta exclusivamente aceite vegetal. Este puede ser de palma, soya, maíz, girasol, algodón, oliva o colza” aclara Esteban Benavides, gerente de Greenfuel.

Luego de que usted deja el aceite en el punto verde ubicado en el centro comercial Palatino, el aceite recolectado es llevado a una planta de tratamiento en Soacha, donde se realiza la limpieza y purificación de los componentes indeseables originados durante su uso, luego en la planta sufre distintos procesos: de bombeo, filtrado, centrifugado, absorción, dosificación y mezcla para ser analizado en el laboratorio y así estar apto para ser trasladado en cisternas a un centro de almacenamiento en el puerto de Cartagena o Santa Marta. Finalmente, se envía a la planta de transformación ubicada en Extremadura, en España, donde se aprovecha en bioenergía de segunda generación.

El año pasado se radicó el Proyecto de Ley 08/2016 el cual propone los requerimientos para la disposición ambientalmente segura de este tipo de residuos y establece las obligaciones de recolección y reciclaje de los mismos. Para más información conoce aquí el Proyecto de Ley sobre Aceites Usados

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

bannerINGcivAmb2016 01