Sábado, 28 Noviembre 2020

La bacteria es mortal en 1 de cada 10 casos. La reapertura de edificios genera preocupaciones ya que el agua tibia estancada en tuberías, promueve su proliferación

 agua legionellaLa bacteria puede infiltrarse en los pulmones y causar una de dos formas de legionelosis: fiebre de Pontiac y enfermedad del legionario/Pixabay


Según un informe publicado en Consumer Reports, al menos cinco instalaciones del área de Columbus informaron un brote por legionella, desde mayo de 2019.

Según la investigación, el tratamiento moderno del agua potable en países desarrollados ha eliminado eficazmente el cólera, la fiebre tifoidea y otras enfermedades tradicionales transmitidas por el agua. Asimismo, señala que, Estados Unidos tiene ahora uno de los suministros de agua potable más seguros del mundo.

Sin embargo, muchos microorganismos se escabullen por las grietas de los sistemas de agua potable, enfermando a un estimado de 32 millones de personas cada año en el país norteamericano. Aunque la mayoría suele presentar malestar gastrointestinal leve, algunos pueden ser mortales, como lo demuestran informes recientes de amebas devoradoras de cerebros en un suministro de agua municipal de Texas. 

Esa cifra no incluye las personas con pozos, que son particularmente propensos a problemas de patógenos. Según el artículo, en 2000, unas 2.300 personas enfermaron y siete murieron en Walkerton, Ontario. Esto, después de que las fuertes lluvias llevaran las bacterias E. coli y Campylobacter jejuni del estiércol de vaca a un acuífero poco profundo cercano.

Las concentraciones típicas de cloro utilizadas en las plantas de tratamiento pueden ser insuficientes para eliminar Cryptosporidum y Giardia, que causan enfermedades gastrointestinales. Otros agentes infecciosos, como Legionella y micobacterias no tuberculosas, residen más allá de los alcances de la planta de tratamiento, encontrando ambientes ideales en las tuberías que distribuyen agua hacia y dentro de hospitales, hoteles, hogares y otros edificios.

COVID-19 y Legionella

Algunos expertos en salud expresan su preocupación de que una infección previa con el virus que causa COVID-19 pueda hacer que una persona sea más susceptible a la Legionella. Pero existe una preocupación aún más apremiante que conecta los dos: los cierres de edificios durante la primavera y el verano dejaron agua caliente estancada en las tuberías, un ambiente perfecto para que Legionella se multiplique.

Muchos hoteles, oficinas, escuelas y otros edificios se han dejado total o parcialmente vacíos durante largos períodos de tiempo, señala Chris Edens, PhD, epidemiólogo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y que recientemente publicó una guía para la reapertura de edificios. "A medida que este tipo de comunidades reabren, es importante que los propietarios y operadores piensen en la gestión del agua".

La legionella crece naturalmente en el medio ambiente, especialmente en lagos y arroyos de agua dulce caliente que pueden ser una fuente de agua potable. En general, se convierte en un riesgo para la salud humana solo cuando ingresa y se multiplica dentro de los sistemas de agua y plomería artificiales.

Las fuentes para beber, los jacuzzis, los lavabos, los inodoros, los rociadores, las duchas y los sistemas de aire acondicionado se encuentran entre las fuentes comunes. La Legionella tiende a prosperar cuando las temperaturas son cálidas, el agua está estancada, los desinfectantes químicos son pocos y los nutrientes son abundantes, como en el interior de las tuberías corroídas.

legionnaires chart

Cuando se inhala en niveles suficientemente altos, la bacteria puede infiltrarse en los pulmones y causar una de dos formas de legionelosis: fiebre de Pontiac y enfermedad del legionario. La primera suele ser una enfermedad respiratoria bastante leve, pero la segunda, es la que mayor frecuencia se notifica y se estima que es mortal en 1 de cada 10 casos.

De acuerdo al informe, actualmente la principal causa de enfermedades transmitidas por el agua en los EE. UU. Es por Legionella, ya que representa aproximadamente el 60 por ciento de los brotes durante la última década. Casi 10,000 casos de legionelosis se informaron a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en 2018, la mayor cantidad jamás registrada en la historia de los EE. UU. Edens sugiere que la cifra real probablemente sea el doble. Otros científicos estiman el recuento anual de casos entre 52.000 y 70.000.

¿Por qué la Legionella parece estar aumentando en los EE. UU.? La respuesta es complicada, dice Edens. Los números más altos podrían deberse en parte a una mayor conciencia y pruebas. Pero sugiere que el envejecimiento de la población y el envejecimiento de la infraestructura son los principales impulsores.

“En gran parte, nuestro sistema de distribución es muy anticuado”, dice Amy Pruden, PhD, profesora de ingeniería ambiental y de recursos hídricos en Virginia Tech en Blacksburg. A medida que el agua viaja a través del sistema de distribución y entra en un edificio, puede perder desinfectante e interactuar con los materiales, las temperaturas y el diseño de las tuberías del edificio. “Hay muchas cosas en juego que afectan si estos microbios crecen en las tuberías”, agrega.

Sistemas de prevención

Edens enfatiza las estrategias de gestión del agua, como el lavado de las tuberías de agua, el control de la temperatura y el uso de desinfectante dentro de un edificio. “Sabemos que el agua del grifo no es esterilizada”, dice. "El propósito de la gestión del agua es garantizar que, si algunas bacterias Legionella pasan por la tubería principal, las bacterias no tienen dónde crecer ni esconderse".

Agregar cloro u otros desinfectantes al agua cuando ingresa a un edificio es otra táctica para reducir la contaminación.

Los consumidores también pueden tomar medidas para reducir los riesgos en sus propios hogares. Por ejemplo, los CDC recomiendan que los propietarios de jacuzzis o spas analicen con frecuencia el agua para determinar los niveles adecuados de cloro, bromo y pH. “Hay que tener en cuenta los confines del edificio”, dice Cotruvo, consultor de salud pública y medio ambiente. "Si no está usando un segundo baño, por ejemplo, descargue la ducha antes de que la gente la use". Los filtros de agua en el lugar de uso también pueden ayudar a controlar la Legionella.

 

infografia legionella/Centers for Disease Control and Prevention

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes