Miércoles, 28 Octubre 2020

De acuerdo a un reporte en Scientific American, el país se pone por delante de las ambiciones climáticas de Estados Unidos y podría alentar a los países en desarrollo a seguir su ejemplo.

china medio ambiente/Pexels

El pasado 22 de septiembre, China se comprometió a dejar de liberar emisiones de carbono antes de 2060. El anuncio del presidente chino Xi Jinping en la Asamblea General de la ONU ganó elogios de los líderes europeos que han presionado a China para que adopte una acción climática más fuerte, y de los ambientalistas que esperan que lleve a los países en desarrollo a seguir su ejemplo.

Xi dijo a Naciones Unidas: "Nuestro objetivo es lograr un pico de emisiones de CO2 antes de 2030 y lograr la neutralidad de carbono antes de 2060".

Prometió que China "ampliará" su compromiso con el Acuerdo de París "adoptando políticas y medidas más rigurosas".

La noche anterior al inesperado anuncio de Xi, el principal diplomático climático de China en la cumbre de París en 2015, Xie Zhenhua, dijo durante un evento organizado por la Sociedad de Asia que China actualizaría su promesa global sobre el cambio climático, conocida como contribución determinada a nivel nacional, o NDC, al final de este año.

Eso puso fin a años de especulaciones sobre si China participaría en la segunda fase del Acuerdo de París, durante la cual se supone que los países aumentarán sus compromisos para reducir el dióxido de carbono.

Su compromiso de neutralidad de carbono para 2060, aunque sorprendente, lo coloca detrás de los estándares globales. El Acuerdo de París pide a todas las naciones que dejen de emitir gases de efecto invernadero para 2050 para evitar un calentamiento de 2 grados Celsius. Los países y regiones desarrollados como la Unión Europea, sus estados miembros y Canadá han establecido fechas límite netas cero para 2050 o antes.

El compromiso de 2060 marca la primera vez que China y su principal líder se han comprometido a largo plazo a reducir las emisiones, dijo Gang He, profesor que estudia política energética y climática en la Universidad de Stony Brook.

"Esto es enorme dado que las emisiones de carbono relacionadas con la energía de China representaron alrededor del 28,8% de las emisiones mundiales de carbono relacionadas con la energía en 2019 y a su continuo crecimiento del producto interno bruto y la creciente población de clase media", dijo.

Ahora, la decisión de China de poner fin a sus emisiones por completo podría ayudar a persuadir a otras grandes economías en desarrollo, como India e Indonesia, de hacer lo mismo, según analistas.

"Esto creará una especie de precedente que los defensores del clima pueden señalar cuando hablen con los líderes de otras economías emergentes", dijo David Livingston, analista senior de Eurasia Group. "Pueden decir, 'Mira, China ha seguido derribando el cortafuegos que alguna vez existió'".

La declaración de Xi se produjo minutos después de que el presidente Trump criticara a China como un paria mundial del medio ambiente en su propio discurso de la ONU. Al promocionar el "historial ambiental excepcional" de Estados Unidos, Trump condenó las emisiones de mercurio líderes en el mundo de China y sus emisiones de carbono, que dijo "son casi el doble de lo que tiene Estados Unidos, y está aumentando rápidamente", y el hecho de que las emisiones de carbono de Estados Unidos de la producción de energía disminuyó más que la de cualquier otro país el año pasado.

Aquellos que atacan a Estados Unidos por el medio ambiente "mientras ignoran la contaminación desenfrenada de China no están interesados en el medio ambiente", dijo Trump. "Sólo quieren castigar a Estados Unidos y yo no lo toleraré". De acuerdo al análisis de Scientific American, todas las afirmaciones de Trump son en su mayoría técnicamente correctas.

China es el principal emisor de mercurio del mundo por un margen abrumador, según un informe de 2018 del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Las emisiones de carbono de China aumentaron ligeramente el año pasado a medida que se puso en funcionamiento más carbón, aunque los expertos dicen que la tendencia general es una meseta, mientras que las emisiones relacionadas con la energía de EE. UU. Disminuyeron en casi un 3%, según la Agencia Internacional de Energía en París. Ningún otro país vio caer tanto sus emisiones.

Pero las disminuciones en las emisiones estadounidenses durante la última década están vinculadas a un cambio impulsado por el mercado del carbón al gas natural para la producción de energía y a las políticas ambientales de la era de Obama que Trump ha desmantelado en gran medida, señala el artículo.

No obstante, abundan las preguntas sobre cómo y cuándo China planea reducir el uso del carbón, si la capacidad de carbón que se ha puesto en funcionamiento en los últimos años se compensará con el retiro de centrales eléctricas de carbón más antiguas y sucias, y si China reducirá la financiación de proyectos basados en combustibles fósiles en países que participan en su Iniciativa Belt and Road, cuestiona el informe.

Beijing ha adoptado un programa de comercio de emisiones para sus centrales eléctricas; ha perseguido agresivamente un desarrollo de energías renovables, y está presionando para electrificar el transporte de carga, los taxis y el transporte público en un intento por mejorar la calidad del aire del país.

Solo la ciudad de Beijing planea convertir 20.000 taxis en vehículos eléctricos para fin de año, según el Instituto de Estudios Energéticos de Oxford.

El país anunció 48 gigavatios de nueva capacidad de carbón en la primera mitad de 2020, más de lo anunciado en todo 2019, como parte de un esfuerzo de estímulo destinado a apuntalar la producción industrial. China ahora tiene 252 GW de carbón en planificación o en construcción, según Global Energy Monitor, o más que la capacidad total de carbón de los Estados Unidos, 229 GW, a fines de 2019.

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes