Miércoles, 28 Octubre 2020

Según un informe publicado en Consumer Reports, estos compuestos llegan al cuerpo mediante empaques de alimentos, antiadherentes, así como agua potable y embotellada.

QUIMICOS TRATAMIENTO DE AGUAConsumer Reports analizó recientemente 47 aguas embotelladas y detectó PFAS en 43 de ellas./Pixabay

Conocidos como PFAS, sustancias perfluoroalquilo y polifluoroalquilo, son aproximadamente 5.000 clases y se han vuelto notorias tanto por su peligro potencial como por su perseverancia. Los enlaces químicos que mantienen unidos a los compuestos no se rompen fácilmente, duran mucho tiempo, una realidad que ha dado lugar a un nombre de uso común para el grupo: "productos químicos para siempre".

De acuerdo a Consumer Reports, los compuestos PFAS también son omnipresentes y se utilizan en una variedad de productos, desde cajas de entrega de alimentos hasta utensilios de cocina antiadherentes y ropa resistente a las manchas. Pero una de las rutas más preocupantes para la exposición a PFAS es el agua potable que ha sido contaminada por descargas de fábricas y otras instalaciones.

De hecho, el informe señala que se han detectado PFAS en el agua potable de más de 1400 comunidades en 49 estados, según una investigación del Proyecto PFAS de la Northeastern University en Boston y el Environmental Working Group (EWG), una organización de defensa que estima que 110 millones de personas pueden tener agua de grifo contaminada con estos productos químicos.

La Agencia de Protección Ambiental - EPA, que regula el agua potable en los Estados Unidos, ha estado investigando las PFAS desde finales de la década de 1990. Estableció pautas voluntarias de 70 partes por trillón (ppt) para dos de los compuestos combinados más estudiados y considerados peligrosos: PFOA, o ácido perfluorooctanoico, y PFOS, o ácido perfluorooctanosulfónico. (1 ppt es el equivalente a un grano de arena en una piscina olímpica, según algunas estimaciones).

Pero a pesar de los más de 20 años de recopilación de información de la agencia, todavía no ha emitido un estándar nacional aplicable sobre PFAS. La EPA no ha actuado incluso cuando se conocen más sobre los riesgos del grupo químico, que cuentan con el respaldo de algunos científicos y organizaciones ambientales quienes han concluido que, una concentración de PFAS en el agua de1 ppt, es un límite apropiado.

“La EPA no ha adoptado un enfoque basado en la ciencia para este problema”, dice Brian Ronholm, director de política alimentaria de Consumer Reports. "Es imperativo que el Congreso apruebe una legislación que establezca límites de PFAS en el agua potable".

Esa falta de una norma nacional tiene implicaciones no solo para el agua del grifo, sino también para el agua embotellada. Eso se debe a que el agua embotellada es supervisada por la Administración de Alimentos y Medicamentos, que regula los contaminantes en el agua embotellada después de que la EPA establece un límite para el agua del grifo.

Consumer Reports analizó recientemente 47 aguas embotelladas y detectó PFAS en 43 de ellas. Las aguas carbonatadas tenían más probabilidades de contener PFAS, citó el informe.

De acuerdo al artículo, la regulación de PFAS presenta desafíos especiales por al menos dos razones: miles de compuestos ya están en uso y los fabricantes siguen introduciendo nuevos, aunque no está claro si son más seguros.

Como una posible solución a esos problemas, los investigadores argumentaron en una carta de junio a la revista Environmental Science & Technology que el gobierno debería administrar PFAS como una "clase química", en otras palabras, un estándar para todos los compuestos relacionados.

El American Chemistry Council, un grupo de la industria, dice que estos químicos más nuevos son más seguros y que regularlos como una clase no es razonable, porque “muchos químicos PFAS tienen perfiles muy diferentes de PFOS y PFOA”.

Pero la carta en Environmental Science & Technology decía que el reemplazo de PFAS puede ser "igualmente persistente ambientalmente". Otra investigación sugiere que esos reemplazos están relacionados con efectos adversos similares para la salud humana.

Los defensores e investigadores que apoyan el límite de 1 ppt de PFAS en el agua potable apuntan a una creciente investigación que vincula incluso cantidades muy pequeñas con daños potenciales, así como la persistencia de los compuestos en el medio ambiente.

Una pieza clave de evidencia es un estudio de 2013 financiado en parte por la EPA y dirigido por el profesor de salud ambiental de Harvard, Philippe Grandjean, que mostró una menor respuesta a la vacuna en niños expuestos a PFAS. El artículo de Grandjean recomendó un límite de agua potable para PFAS de 1 ppt.

Jamie DeWitt, investigador de PFAS en el departamento de farmacología y toxicología de la Escuela de Medicina Brody de la Universidad de Carolina del Este en Greenville, Carolina del Norte, está de acuerdo. "No deberíamos tener estos compuestos en el medio ambiente", dice. "No deberíamos tener estos compuestos en nuestro cuerpo".

Cómo abordar las PFAS

Los consumidores pueden tomar algunas medidas para limitar su exposición al PFAS, que incluyen analizar el agua de su hogar, filtrar su agua, elegir cuidadosamente las aguas embotelladas y evitar los productos que contienen los compuestos.

Pero los consumidores no pueden resolver el problema de PFAS solos, dice Alissa Cordner, codirectora del Laboratorio de Proyectos de PFAS en Northeastern University. Aunque la industria tiene cierta responsabilidad, es poco probable que actúe sin la acción del gobierno.

Idealmente, la EPA debería establecer límites a los PFAS en el agua potable, dice Brian Ronholm de Consumer Reports. Pero debido a que eso podría llevar años, el Congreso debería ordenar una acción más inmediata, señala.

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes