Martes, 4 Octubre 2022

Según un estudio de la división de la ONU para el desarrollo, esta industria genera hasta el 8% de las emisiones de CO2 en el mundo, es decir, más que las emisiones totales de India.

cementoFoto: Pixabay.com

El impacto ambiental del concreto es enorme. Según muchas estimaciones, representa hasta el 8% de las emisiones mundiales de CO2. Otra forma de verlo: si el concreto fuera un país, sería el tercer mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo, por encima de India que es responsable del 6,81% de emisiones.

Dice la ONU que el concreto es barato y fácil de usar, por lo que la demanda es alta, posiblemente superando la arena disponible en el mundo. Alrededor de 4 mil millones de toneladas de cemento Portland se fabrican cada año, o media tonelada por cada persona en la Tierra. “Reducir nuestra dependencia de él es un gran desafío”.

En muchos pequeños estados insulares en desarrollo, el dragado de arena para hacer concreto está erosionando las costas aún más rápido que el cambio climático. Una pared rompeolas construida hoy, en lugar de un activo para las generaciones futuras, puede ser un pasivo neto debido a los costos recurrentes asociados con su operación y mantenimiento.

El revestimiento de concreto de muchos ríos priva a los humedales de agua que nutre la vida y el apoyo del ecosistema, al tiempo que aumenta el riesgo de inundación urbana.

Como alternativa, la ONU pone el ejemplo de Singapur, donde el PNUD ha lanzado un centro de innovación tecnológica, en el que se está construyendo una nueva generación de rascacielos con madera laminada en cruz, que almacena más CO2 del que emite.

Sin embargo, un estudio liderado por científicos británicos y chinos en colaboración con la Universidad de California (EE. UU.) y el Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja, que reunió los principales estudios individuales realizados en todo el mundo con datos de entre 1930 y el 2013, concluyó que el cemento es capaz de reabsorber unos mil millones de toneladas de CO2 atmosférico al año en el mundo.

“Se estima que 4,5 gigatoneladas de carbono han sido reabsorbidas por el cemento en ese periodo, en un proceso que se denomina carbonatación”, de acuerdo con los autores. Eso quiere decir que casi la mitad (más del 43%) del CO2 producido en los últimos 70 años por la elaboración de hormigón ha sido reabsorbido por el propio material.

Los científicos se centraron en cuatro tipos de materiales: hormigón, mortero, residuos de cemento de construcción y polvo de horno de cemento de China, EE.UU., Europa y el resto del mundo, según una nota de la universidad británica de East Anglia.

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes