Miércoles, 12 Diciembre 2018
Los Estados deben triplicar la ambición de sus compromisos climáticos para poder limitar el calentamiento global en 2°C a finales de siglo, sin embargo hay quienes cumplirán las metas.
gasesEI

Aunque la ONU quiere incentivar a las naciones a seguir trabajando, las cifras muestran que apenas una cuarta parte de ellas cumpliría las metas de reducción de emisiones.

Los Estados deben triplicar la ambición de sus compromisos climáticos para poder limitar el calentamiento global en 2°C a finales de siglo, como lo establece el Acuerdo de París. Si la comunidad internacional se propone ir más allá y alcanzar el objetivo de 1.5 °C para mantener al planeta en un entorno climático seguro, entonces la acción de los compromisos nacionales deberá ser cinco veces mayor a la prometida hasta el momento, concluye el Informe sobre la Brecha de Emisiones 2018.

Eso lo que quiere decir es que cumplir los objetivos de París es un ideal que está muy lejos de cumplirse y más con grandes potencias, como Estados Unidos y Brasil, que rechazan los acuerdos firmados en 2015.

El reporte muestra que en el año 2017 las emisiones de gases de efecto invernadero volvieron a aumentar después de tres años de estabilidad y destaca la necesidad de que comiencen a disminuir antes de 2030 para garantizar el cumplimiento del objetivo de 2°C.

Si continúan las tendencias actuales el calentamiento global será de 3 °C para finales de siglo y a partir de entonces será aún mayor.

Y es que solo 57 países están en camino de iniciar una tendencia a la baja antes de 2030, indica el estudio. En general, si se quiere poner al mundo en vías a limitar el calentamiento global en 2 °C, para 2030 las emisiones globales de GEI deben ser aproximadamente un 25 % menores que en 2017, pidió la ONU este martes, como antesala de COP24 que inicia el miércoles.

Jian Lui, jefe científico de la ONU hizo una propuesta que debería ser, según él, inmediata: quitar de una vez cualquier subsidio a los combustibles fósiles y empezar a gravarlos con impuestos que financien las energías renovables.

“Afortunadamente, el potencial de usar la política fiscal como un incentivo es cada vez más reconocido. Ya están implementadas o programadas 51 iniciativas de fijación de precios del carbono que cubren aproximadamente 15% de las emisiones globales. Si se eliminaran todos los subsidios a los combustibles fósiles, las emisiones globales de carbono podrían reducirse hasta 10% para 2030. También es esencial establecer el precio correcto del carbono. A US$ 70 por tonelada de CO2, en algunos países es posible reducir las emisiones hasta 40%", dice Lui.
0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes