Martes, 25 Julio 2017

Banner La Patria

Las decisiones de Trump acercan una crisis con muchas ramificaciones, al querer estimular la economía de los hidrocarburos se podría afectar, no solo al medio ambiente, sino también al precio de los alimentos. 

Ante el posible congelamiento del presupuesto de EPA, y así privilegiar los hidrocarburos, los aceites de cocina usados, las grasas animales de residuo y el aceite de soja sobrante de la industria de alimentos balanceados para animales, que encontraron en el biodiesel un uso productivo, se verán sin mercado

Quizá Donald Trump no advirtió la diversidad de la economía estadounidense y la profundidad de sus impactos, cuando definió que el eje de sus promesas estaría en el sector de hidrocarburos. Aunque el Director de EPA que designó reconoció la existencia del cambio climático después de haberla negado, y a pesar de ello procedió a congelar su presupuesto hasta Marzo cuando tomarán las desiciones de fondo.

La soja (soya), es el principal proveedor de proteína y ácidos grasos esenciales para los alimentos balanceados para animales, especialmente el ganado. De su masa el 40% es proteína, el 30% carbohidratos y el 20% son aceites que hoy aportan casi la mitad de los insumos para la producción total de biodiesel en Estados Unidos. Los demás son los aceites de cocina usados y los residuos de grasas animales que se producen en un alto volumen en Estados Unidos por los énfasis de su cultura gastronómica, que produce grandes cantidades de residuos.

Antes de la existencia de la industria del biodiesel y otros coprocesamientos los residuos de aceites, clasificados en la regulación como peligrosos, debían ser tratados para su eliminación con altos costos. Previo a la existencia de regulaciones ambientales, estos residuos eran vertidos a los ríos y así llegaban al mar, lo que sigue ocurriendo en países donde no hay controles a los vertimientos de cocinas domésticas ni de industrias de alimentos. En los Estados Unidos estos residuos contaminantes entraron a la cadena del biodiesel por su capacidad calórica, a sustituir hidrocarburos.

Con estas fuentes alternas al diesel, un derivado del petróleo, se logró reducir 19 millones de toneladas de CO2 equivalente, cada año según la Asociación Americana de Biodiesel.

Materia Prima del BiodiselMateria Prima del Biodisel en Estados Unidos / Fuente: Asociación Americana de Biodiesel.

Los productores del biodiesel le venden su producto a grandes distribuidores de combustibles y a las más de 133 refinerías de diesel convencional que hay en Estados Unidos, quienes les entregan un certificado por cada galón comprado. Para poder entregar estos certificados, que tiene hoy un precio en el mercado de alrededor de un dólar, los productores debieron inscribirse en la EPA y cumplir con todos los requisitos para obtener su número de Identificación como productor de renovables (Renewable Identification Number). Son las refinerías y los grandes distribuidores quienes definen el porcentaje de biodiesel a agregar con base en una realidad de mercado conformada por los precios del hidrocarburo, del biodiesel y del precio de mercado del certificado.

Ante las nuevas políticas de Trump y la congelación del presupuesto de la EPA que ha anunciado, el valor de los certificados ha bajado un 30% y el mercado podrá migrar hacia los hidrocarburos en detrimento de la calidad del aire.

La utilización de energéticos de biomasa,es decir biodiesel, trajo un nuevo modelo que permitió, al ampliar la producción de soya, utilizar aceites y residuos oleosos, y así reducir los precios de este insumo para producción de carne. El contenido de proteína en la soya es del 40% de su masa, el 30% son carbohidratos solubles y no solubles y el 20% es aceite.

Composición de la SoyaRedacción Catorce6

La producción de proteína para humanos es la más costosa de toda la cadena de alimentos. El precio de la soya, un insumo central en la producción de alimentos balanceados por ser la de más alta en proteínas de todos los cultivos, ha venido bajando con el crecimiento de los volúmenes cosechados. Con esta reducción de precios el consumo de proteína, central en la alimentación humana, ha venido aumentado.

Precios de la SoyaPrecios de la Soya / Fuente: Asociación Americana de Biodiesel.

Los efectos en los precios de la proteína de soya que se utiliza para alimentos balanceados para el ganado, puede llevar a un incremento de precios de la carne. Al quedar aceite sin mercado, los precios tenderán a subir.

Esta industria que surgió del interés de reducir emisiones, fué no solo por la preocupación por el cambio climático, agenda del partido Demócrata, sino por la preocupación de la Asociaciones Médicas de Pulmón de Estados Unidos. En el Estado de Illinois hay una alianza formal entre la Asociación de Productores de Soya y la Asociación Médica de Pulmón de ese estado. El asunto grave es que a pesar de la reducción del consumo de tabaco en las últimas décadas, el cáncer de pulmón es de lejos el más catastrófico de todos. Cobra el mismo número de muertes que causan los demás tipos de cáncer sumados, con una tasa de supervivencia promedio del 16%.

Trump, de desmontar la política de subsidios a los combustibles de biomasa, además se enfrentará a la pérdida de los 62.000 empleos que la industria del biodiesel genera en Estados Unidos, cifra de la Asociación Americana de Biodiesel. Más aún, podría desatar una guerra entre estados. Por ejemplo California, reconocido por su fuerte preocupación por la calidad del aire que allí respiran, quizá impondrá restricciones de entrada de vehículos a su territorio basadas en la calidad del combustible utilizado. Estas diferencias de visiones sobre los impactos ambientales pueden ser los primeros pasos concretos para quebrar la unidad del país que él dirige.

O Trump tenía una visión limitada de la economía estadounidense y ahora lo están sorprendiendo las ramificaciones en los distintos sectores o deliberadamente quiere estimular solo el sector de hidrocarburos, con todas sus consecuencias.

Mercado del BiodieselRedacción Catorce6

 

bannerINGcivAmb2016 01