Jueves, 15 Noviembre 2018
Las personas que tienen a estos animales, cuya supervivencia está amenazada, se exponen a multas de hasta 3.600 millones de pesos por ser un delito ambiental.
cariblanco
                              Mono con más de 26 años de cautiverio en el sur de Bogotá. / Foto: Secretaría de Ambiente

La Policía Ambiental reportó este miércoles el rescate de un mono cariblanco, de la especie Cebus Albifrons, y de un mono nocturno (Aotus sp) en la localidad de Ciudad Bolívar, en el sur de la capital. Se trata de la tercera captura en los últimos días, pues hace menos de dos semanas se logró ubicar a otro cabeciblanco en el occidente.

El caso más reciente y que más ha despertado indignación, se conoció gracias a una llamada anónima de la ciudadanía que ayudó a las autoridades a ubicar a uno de los primates que permanecía en cautiverio en una casa del barrio Las Acacias de la localidad de Ciudad Bolívar.

Aparte de que el animal estaba en estado de abandono, la Secretaría de Ambiente de la ciudad pudo determinar, a través de sus veterinarios, que se trataba de una hembra de 30 años, de los cuales llevaba 26 años en cautiverio.

En esta misma localidad, en el sector de El Tesorito, una ciudadana reportó la presencia de un mono nocturno deambulando por una de las calles del barrio. El primate, que se presume fue abandonado, fue rescatado por una mujer que lo entregó a funcionarios de la Secretaría de Ambiente.

Las dos especies, que presentaban altos niveles de estrés, ya se encuentran bajo el cuidado del Instituto de Protección y Bienestar Animal de la Alcaldía para iniciar sus respectivos procesos de rehabilitación.

El anterior caso del cariblanco se reportó el pasado 25 de agosto en la casa de una mujer, en la localidad de Puente Aranda, que tenía como mascota a uno de esos animales con tan solo 18 meses de edad y que fue traído desde el departamento de Santander.

Cifras oficiales conocidas por Catorce6 dan cuenta que desde el año 2016 se han rescatado más de 3,600 especies víctimas del tráfico de fauna silvestre. Esta conducta está catalogada como un delito ambiental y puede acarrear multas de hasta $3.600 millones de pesos.
0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes