Jueves, 13 Diciembre 2018
Ante la invasión realizada al humedal las Ferias y luego del enfrentamiento con autoridades y posterior desalojo del lugar, el ecosistema terminó gravemente afectado.

atentado/Oficina de Comunicaciones Alcaldía de La Dorada

Cerca de 30 familias llegaron el pasado martes al cuerpo de agua protegido para asentarse allí de manera ilegal y construir viviendas en el terreno; por esta razón, funcionarios de la Administración Municipal de la Dorada Caldas, llegaron hasta el humedal para escuchar a la comunidad y solicitar el retiro de este lugar.

Sin embargo, ante la negativa rotunda del grupo asentado allí, el Consejo Municipal de Seguridad decidió en pleno realizar el operativo para recuperar el predio, teniendo como premisa salvaguardar la integridad de los manifestantes, razón por la que además de la Policía Nacional y la Fuerzas Militares, se contó con presencia de la Personería Municipal, la Inspección de Policía, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar –ICBF- y la Comisaría de Familia.

Ante la llegada de los operativos del Escuadrón Móvil Antidisturbios ESMAD, del Grupo de Operaciones Especiales - GOES y la Policía de Vigilancia, un grupo de personas, entre ellos varios menores de edad, decidieron atacar a los uniformados con piedras y otros objetos contundentes obligando al personal a utilizar gases lacrimógenos y armas con munición de goma. Esta asonada dejó a cinco personas capturadas, tres adultos y dos adolescentes que fueron conducidos hasta el Sexto Distrito de Policía.

Durante la posesión de este predio, la flora y fauna del humedal fue afectada gravemente ya que las especies vegetales fueron taladas durante el proceso de delimitación ilegal realizado por las personas y posteriormente consumidas por un voraz incendio que se propagó durante todo el día. Cabe mencionar que los integrantes del Cuerpo de Bomberos Voluntarios que intentaron controlar las llamas, fueron también atacados con piedras mientras ejercían su labor.

La Ley 599 de 2000 en el artículo 331 establece que: “quien destruya, inutilice, haga desaparecer o de cualquier otro modo dañe los recursos naturales a que se refiere este título, o a los que estén asociados con estos, incurrirá en prisión de 48 a 108 meses y multa de 133.33 a 15.000 salarios mínimos mensuales legales vigentes. Además, la pena se aumentará de una tercera parte a la mitad cuando se afecten ecosistemas naturales, calificados como estratégicos que hagan parte del Sistema Nacional, Regional y Local de las áreas especialmente protegidas.”

Sin realizar estudios detallados, evidenció que especies como la perdiz, el garrapatero, la polla de agua, el sinsonte común, el bichofué, los canarios amarillos, las igualas y otros reptiles se vieron seriamente afectados ya que la destrucción de su hábitat causa la ruptura de la cadena trófica y provoca su migración hacia otros sectores. En los próximos días, personal de la División de Medio Ambiente y Corpocaldas realizarán una visita para verificar si durante el incendio perecieron ejemplares animales y evaluar los daños sufridos del ecosistema.

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes