Miércoles, 25 Noviembre 2020

Catorce6 conoció el más reciente informe de Invemar que da cuenta de una tendencia al deterioro de la calidad del agua en el Caribe y el Pacífico.

contaminación mar

Imagen de archivo, derrame de crudo en Tumaco en junio de 2015. / Foto: Ecopetrol

El Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras acaba de revelar su más reciente informe sobre la situación de las costas de los departamentos ubicados en el Caribe y el Pacífico. En el mismo se llega a una conclusión contundente: estamos empeorando en la calidad del agua en nuestros mares.

De esta manera el Invemar señala que en las zonas costeras se ubican asentamientos humanos con una alta densidad poblacional, donde se realizan actividades portuarias, agrícolas, ganaderas, mineras, industriales, turísticas y residuos de la poblacion entre otras.

Toda ese movimiento económico produce múltiples residuos líquidos y sólidos con cargas de materia orgánica, nutrientes inorgánicos, microorganismos de origen fecal, metales pesados y plásticos “que no siempre son manejados de manera adecuada”. Por ejemplo en 8 de los 12 departamentos costeros se encontraron residuos de hidrocarburos, en 7 hay muestras de aceites y en 2 de mercurio.

En materia de residuos de la población costera, las ciudades que más aportan a la contaminación son las de mayor industrialización como Barranquilla, Cartagena, Soledad, Santa Marta, Riohacha, Turbo, Buenaventura y Tumaco. Advierte el informe que el 11% de los municipios vierten sus desechos directamente “en cuerpos de agua naturales”.

Por último Dimar sostiene que “uno de los tensores que viene generando mayor impacto sobre el recurso hídrico marino costero en diferentes zonas del país, es la deficiencia de sistemas de tratamiento de aguas residuales. El 62 % de los municipios costeros de Colombia, en la gran mayoría ubicados en el Pacífico, no cuentan con ningún tipo de sistema de tratamiento”. Con este panorama, se evidencia la necesidad de hacer mayor inversión e implementar acciones técnicas para reducir la contaminación en el país.

Como gran conclusión se señala que entre 2013 y 2015, la tendencia al deterioro de la calidad del agua se mantuvo y la calidad óptima bajó del 5% al 2%, lo cual favorece a mantener una tendencia creciente y recurrente de condiciones inadecuadas y pésimas en varios sitios, indicando aguas con restricciones para un uso adecuado de preservación de flora y fauna”.

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes