Viernes, 22 Febrero 2019
La advertencia fue hecha después de conocerse los resultados de un estudio publicado en Nature.
olaspixa                                                                                                         Foto: Pixabay

El aumento del nivel medio del mar coloca a las zonas costeras entre las más sensibles a los impactos del cambio climático. Sin embargo, una nueva investigación pone de manifiesto que también se encuentran amenazadas por otros elementos del clima marino.

La advertencia se da después de conocerse los resultados de un estudio publicado en Nature, con la participación de investigadores del Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria (IHCantabria) que muestra que la energía de las olas del océano ha estado creciendo a nivel global y que este incremento está directamente asociado con el calentamiento de las capas superficiales del océano.

Hasta ahora, los análisis del clima marino global habían identificado aumentos en la altura de las olas en áreas localizadas del océano, principalmente en las latitudes altas de ambos hemisferios. Sin embargo, al margen de esos cambios en zonas localizadas, no parecía haber un efecto del calentamiento global sobre el oleaje, pues en la mayor parte de los océanos los cambios en la altura de ola no parecían significativos.

Esta nueva investigación del IH Cantabria se enfoca la energía que el viento transfiere a la superficie del mar a través de los intercambios oceáno-atmósfera y que se transforma en las olas que llegan a nuestras costas. El estudio demuestra que la energía del oleaje está directamente correlacionada con la temperatura superficial del océano y que los incrementos observados en esta última están dando lugar a un aumento en la energía de las olas.

“Por primera vez, hemos identificado una señal global del efecto del calentamiento global en el clima de olas. De hecho, la energía global del oleaje ha aumentado globalmente en un 0,4% anual desde 1948", explica Borja Reguero, autor principal del estudio y actualmente investigador del Instituto de Ciencias Marinas de la Universidad de California en Santa Cruz.

El coautor del estudio, el profesor Iñigo Losada, autor principal del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático IPCC y director de investigación de IHCantabria asegura que "este estudio muestra que la energía global de las olas puede ser un nuevo indicador para hacer seguimiento del calentamiento global y sus consecuencias en el planeta, similar a la concentración de dióxido de carbono (CO2), el nivel medio del mar o la temperatura".

Comprender cómo la energía del oleaje responde al calentamiento global tiene implicaciones importantes para los sistemas naturales y socioeconómicos de la costa. De hecho, la acción del oleaje es uno de los principales agentes en la inundación, la erosión, la navegación, el diseño de infraestructuras o en la salud y supervivencia de varios ecosistemas costeros.

"Nuestros resultados indican que aquellos análisis de los riesgos del cambio climático en la costa que consideran únicamente el aumento de nivel del mar como inductor de impactos a largo plazo, ignorando el oleaje, pueden subestimarlas consecuencias del cambio climático y resultar en una adaptación insuficiente o inadecuada", advierten los autores.

Si bien esta investigación demuestra que la energía global del oleaje está aumentando en el largo plazo, lo que es particularmente importante es el impacto que esto puede suponer en el futuro sobre la ocurrencia de eventos extremos similares a los grandes temporales ocurridos durante el invierno 2013-2014 en las costas europeas del Atlántico Norte o la devastadora temporada de huracanes de 2017 en el Caribe. En ambos casos la acción del oleaje produjo daños devastadores que podrían ser más intensos en el futuro.

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes