Sábado, 20 Abril 2019
La Organización Mundial de la Salud anunció una inversión de 3.000 millones de dólares para enfrentar las 10 problemáticas que amenazan el bienestar en el planeta.
aireoms                                                                                               Foto: Twitter OMS @WHO

En la últimas horas la OMS hizo público su plan de acción, no solo para 2019, sino para todo el quinquenio. Este plan se enfoca en un objetivo de 3.000 millones de dólares para beneficiar al mismo número de personas: asegurar que 1.000 millones más de personas se beneficien del acceso a la cobertura de salud universal, que 1.000 millones estén protegidas de emergencias de salud y que los restantes disfruten de mejor salud y bienestar. “Alcanzar este objetivo requerirá abordar las amenazas a la salud desde una variedad de ángulos”, dice la Organización.

Además, publicó una lista de las 10 amenazas principales contra la salud global en donde se destaca que la primera es la contaminación del aire y el cambio climático. La lista la completan las enfermedades no transmisibles, la influenza, los entornos vulnerables, resistencia antimicrobiana, ébola, atención débil en salud, rechazo a las vacunas, dengue y VIH.

Sobre contaminación del aire, la OMS la considera como el mayor riesgo ambiental para la salud porque afecta a 9 de cada 10 personas. “Los contaminantes microscópicos en el aire pueden penetrar los sistemas respiratorios y circulatorios, dañando los pulmones, el corazón y el cerebro, matando a 7 millones de personas prematuramente cada año por enfermedades como el cáncer, los accidentes cerebrovasculares, las enfermedades cardíacas y pulmonares.

Alrededor del 90% de estas muertes se producen en países de ingresos bajos y medianos, con altos volúmenes de emisiones de la industria, el transporte y la agricultura, así como estufas y combustibles sucios en los hogares”.

En el informe se atribuye la contaminación a la quema de combustibles fósiles y estima que entre 2030 y 2050, se espera que el cambio climático cause 250 000 muertes adicionales por año, como consecuencia de la desnutrición, la malaria, la diarrea y el estrés por calor.

Respecto a enfermedades no transmisibles, como la diabetes, el cáncer y las enfermedades cardíacas, se calcula que son responsables colectivamente de más del 70% de todas las muertes en todo el mundo, es decir, 41 millones de personas.

La influenza pone en peligro al mundo porque la OMS da como seguro que habrá otra pandemia global. Y cuando habla entornos frágiles, se refiere a los más de 1.600 millones de personas que viven en lugares donde las crisis prolongadas (a través de una combinación de desafíos como la sequía, el hambre, los conflictos y el desplazamiento de la población) y los servicios de salud débiles los dejan sin acceso a la atención básica.

Pero hay un punto muy importante y es la inclusión en la lista del quinquenio de la resistencia antimicrobiana. En el informe se pone un ejemplo que es alarmante: En 2017, alrededor de 600 000 casos de tuberculosis fueron resistentes a la rifampicina, el fármaco de primera línea más eficaz, y el 82% de estas personas tenía tuberculosis multirresistente.

Otra de la lista que llama la atención es la renuencia o el rechazo a vacunarse, a pesar de la disponibilidad de vacunas, una problemática que amenaza con revertir el progreso realizado en la lucha contra las enfermedades prevenibles por vacunación. La vacunación es una de las formas más rentables de evitar la enfermedad: actualmente previene de 2 a 3 millones de muertes por año y podrían evitarse otros 1,5 millones si se mejorara la cobertura mundial de vacunas.
0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes