Jueves, 18 Octubre 2018
El afluente en el Chocó ha sido envenenado por décadas con mercurio de la minería ilegal. Sin embargo, el Ministerio de Ambiente dice que el objetivo es revisar el cumplimiento de las normas.
draga quitoDraga en Río Quito. / Foto: Codechocó

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible decretó la medida preventiva de suspensión temporal de todas las actividades mineras que se desarrollan en la subcuenca del río Quito y sus afluentes, en Chocó. Esto debido a la problemática ambiental que se presenta por las explotaciones mineras y con el fin de reforzar acciones interinstitucionales para controlar los trabajos que se desarrollan con retroexcavadoras y dragas.

De acuerdo con el Ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, tras hacer un análisis en coordinación con las entidades del Sistema Nacional Ambiental en la zona, “hemos tomado una medida muy drástica de suspender totalmente las actividades de extracción de minerales en el río Quito, que es de gran preocupación no solamente para el Chocó sino para el país” y agregó que la medida aplica incluso para quienes tienen licencia o algún tipo de permiso, ya que se busca hacer una revisión para saber cuáles están realmente cumpliendo con la normativa ambiental.

Esta suspensión acoge aproximada de 166.000 hectáreas de márgenes de este río y sus afluentes, las cuales se han degradado producto de la actividad minera. La medida surge tras un análisis conjunto con entidades del Sistema Nacional Ambiental y cobija también a quienes cuentan con licencia o algún tipo de permiso para la explotación minera.

No obstante varias autoridades, desde expertos ambientales hasta congresistas, han denunciado la contaminación en el afluente desde hace más de 10 años y sin embargo la situación ha venido empeorando sin cambios de fondo y el río sigue tomado por la minería ilegal. La Fuerza Pública solo ha podido llegar a destruir algunas dragas como lo ha informado Catorce6. (Leer más: Destruyen maquinaria de minería ilegal que ha tenido en jaque al Río Quito en Chocó)

En noviembre de 2016 el senador Antonio Navarro denunció en la Plenaria del Senado que después de un sobrevuelo por el municipio chocoano encontró más de 50 dragas en donde además era evidente la contaminación.

“Tomamos fotos de lagunas azules, preciosas, que son simplemente depósitos de metales altamente contaminantes como el mercurio, en consecuencia, estamos comiendo pescados que nos están envenenando”, dijo el senador Navarro.

Pero el tema viene de mucho antes. La Red de Justicia Ambiental publicó un estudio en el que reseñaba la lucha de la comunidad desde mediados de los 90 por la presencia de Minería Ilegal en la zona.

“Ya en 2011 el consejo comunitario de Paimadó tuvo que instaurar una acción popular (respaldada después por la Corte) en la que denunciaba la violación de los derechos colectivos al medio ambiente sano, al equilibrio ecológico y a la seguridad y salubridad públicas de esa y otras comunidades de Río Quito.”

Además la Organización advierte que se deben tomar medidas estructurales más allá de la suspensión de la minería, como son la reforestación, limpieza, vigilancia de la Fuerza Pública e incluso la aplicación efectiva de la sentencia que le da derechos al Río Atrato porque no se puede ver la problemática discriminando cada afluente.
0
0
0
s2sdefault

Banner Fijo Superior UniAndes