Sábado, 10 Abril 2021

Será un impuesto gradual que irá creciendo cada año y que busca desincentivar el uso de estas herramientas. Primeras medidas ya han tenido efectos.

como nuestra basura afectando oceano 1440 08

Imagen de referencia. / Foto: Cortesía Latam.discovery

Finalmente este sábado 1 de julio entra en vigencia el cobro de un impuesto por cada bolsa plástica que se entregue en diferentes supermercados, almacenes de cadena y en general en cualquier establecimiento. “El objetivo más que recaudar recursos, es desestimular su uso en los puntos de pago, con lo cual se esperan reducir los impactos ambientales asociados con los residuos generados por las bolsas”, asegura el Ministerio de Ambiente.

De acuerdo con la Ley 1819 de 2016, los establecimientos comerciales que entreguen bolsas, cuya finalidad sea cargar o llevar productos vendidos a sus clientes, deberán cobrar un impuesto de $20 por cada una. Esta tarifa se incrementará $10 cada año, de manera que para el 2020 llegará a $50 por bolsa.

El impuesto se recaudará al momento de la entrega de la bolsa. En todos los casos, en la factura de compra o documento equivalente deberá constar expresamente el número de bolsas y el valor del impuesto causado.

“Este impuesto, que se aplica en más de 127 países en el mundo, le apunta a una sostenibilidad ambiental que depende de la conciencia de cada uno de los colombianos”, señala Luis Gilberto Murillo, jefe de la cartera ambiental.

Debe tener en cuenta también que de este impuesto están exentas las bolsas cuya finalidad no sea cargar o llevar productos en el punto de pago, las bolsas utilizadas como material de empaque de los productos pre-empacados, así como las biodegradables certificadas por el Ministerio de Ambiente y las reutilizables, que conforme a la reglamentación del Gobierno Nacional, posean unas características técnicas y mecánicas que permitan ser usadas varias veces.

La tarifa del impuesto para aquellas bolsas plásticas que ofrezcan soluciones ambientales será del 0%, 25%, 50% o 75% del valor pleno de la tarifa, de acuerdo al cumplimiento de los criterios para el descuento o deducción del impuesto definido también por el Ministerio.

¿Cómo reducir el consumo?

WWF es uno de los autores y promotores de esta iniciativa, por eso, desde sus diferentes medios digitales han propuesto “tres hábitos que pueden contribuir con el uso racional de bolsas plásticas”:

1. Usar medios alternativos de empaque, es decir llevar las compras, siempre que sea posible, en la cartera, el morral, o bolsas reutilizables. Muchos almacenes ofrecen cajas para empacar el mercado.

2. Recibir las bolsas solo cuando sea estrictamente necesario, vencer la costumbre de recibir bolsas de manera automática. “Este nocivo hábito nos está pasando factura”.

3. Reutilizar las bolsas que ya tenemos. Una forma de disminuir el impacto que el uso del plástico causa en nuestro planeta es prolongando su uso. Al reutilizar una bolsa nos aseguramos de no tener que pedir una nueva.

Los primeros resultados de la política anti-.bolsa

Según otra normatividad, la resolución 668 de abril de 2016, que entró en vigencia el pasado 31 de diciembre, las bolsas menores de 30x30 deben salir de circulación y contar con capacidad suficiente para soportar más peso, así como con mensajes alusivos al reciclaje y al cuidado del planeta, de esta manera se logrará disminuir de manera gradual el uso de bolsas en los siguientes años, hasta llegar al menos al 60%, con respecto al año base.

En lo corrido de este año, de acuerdo con la industria de plásticos, en Colombia se redujo en un 27% el consumo de bolsas, dato registrado por ventas anuales en cerca de 80 empresas productoras de este material, con una totalidad de ventas por el valor de 475.000 millones de pesos aproximadamente.

Impacto de las bolsas plásticas en el ambiente

Según estimaciones de WWF y el Ministerio de Ambiente, un colombiano usa 6 bolsas semanales, 24 al mes, 288 al año y 22.176 en un promedio de vida de 77 años.

Esto tiene un impacto significativo en el medio ambiente y que se incluye en toda la cadena de producción de bolsas, pues se estima que para producir 14 de ellas se usa la misma cantidad de combustible que se requiere para que un carro recorra 1.6 kilómetros. Eso equivale a 100 millones de barriles de petróleo cada año que se destina solo a bolsas plásticas.

Después de usadas, viene el otro impacto grande. Según las más recientes cifras en cada 2,6 kilómetros cuadrados de océanos hay 46.000 piezas de plástico flotando, lo que equivale a más del 10% de las usadas en el mundo.

Lo más grave es que el 70% de los plásticos yacen en el fondo del mar, lo que quiere decir que nunca se degradarán y seguirán cobrando vidas animales pues se calcula que 100 mil especies marinas y un millón de aves mueren debido a esos residuos.

En Colombia además de esos problemas, ha generado otros como polución visual en el suelo, afectación a fuentes hídricas, taponamiento de redes de alcantarillado y disminución de la capacidad de rellenos sanitarios.

 

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes