Viernes, 17 Agosto 2018

La Fundación Natura lanzó este jueves la plataforma por la cual las empresas podrán transar los créditos, con los cuales certifica sus procesos y ayuda a financiar proyectos de reforestación.


Natura Colombia presentó este 18 de agosto la versión colombiana de la plataforma internacional que permite negociar con créditos de carbono, un sistema que le facilita a las empresas compensar la huella ambiental que deja cada uno de sus proyectos. De la mano a eso, financia distintas iniciativas de reforestación y recuperación de ecosistemas, certificando la calidad de sus procesos.

Parece un tema complejo, pero no lo es y por el contrario puede ayudar a reducir sustancialmente los impactos que dejan la deforestación y el cambio del uso del suelo para agricultura o ganadería.

Roberto León Gómez, suddirector de Desarrollo Local y Cambio Global de la Fundación Natura describe el sistema de manera sencilla. Sobre el proceso explica que “una vez la empresa decide compensar, busca la oferta de créditos de carbono, que tienen un aval internacional. Estos créditos se generan con la aplicación de proyectos de reforestación, agroforestales, industriales o de transporte, que han reducido emisiones y lograron certificarse para generar un crédito por cada una de las toneladas de CO2 que han dejado de emitir… de esta forma, si una empresa compra un crédito, entonces compensa una tonelada de su contaminación”.

Pero además este crédito, explica León, le queda un certificado al comprador de su compensación y el dinero consignado para adquirirlo va a fortalecer las finanzas del proyecto sostenible, para que este continúe su desarrollo.

mineria

Foto: tomada de bioredd.org.

El paso previo a la plataforma, fue conseguir los vendedores. Ya son por lo menos 20 proyectos forestales los cuales se encuentran certificados para vender los créditos a través del nuevo sistema. “Algunos siembran árboles (que capturan CO2), otros conservan bosques, también hay desarrollos de reforestación comercial o también existen proyectos que masifican el uso de estufas eficientes que impiden que ciertas comunidades talen el bosque para cocinar”.

Ahora que está la oferta hay que establecer un precio para cada crédito, el cual puede variar desde los 20 centavos de dólar hasta los 20 dólares, dependiendo de la calidad y cobertura del proyecto ambiental oferente. Eso quiere decir que a mayor efectividad en la mitigación de los impactos, mayor costo tendría la transacción del crédito. La misma se debe hacer con la asesoría de un comisionista de bolsa.

Y no tiene que ser empresario necesariamente para poder aportar: en Colombia, la huella de carbono de una persona es de 6 o 7 toneladas de CO2 promedio al año, por sus diferentes actividades de transporte o consumo de energía o generación de residuos, por eso cada persona puede acceder a la compra de los créditos.

Sin embargo y a pesar de ser la segunda plataforma en toda Latinoamérica, Roberto León es enfático en que es un reto para el país y que el tema no puede quedarse solo en la responsabilidad social de las empresas, sino que es necesario “que el Gobierno diseñe los incentivos necesarios para su compra y fortalezca las sanciones a aquellas corporaciones que sean indiferentes al impacto que generan”.

0
0
0
s2sdefault

Banner Fijo Superior UniAndes