Miércoles, 28 Octubre 2020

Según un estudio publicado en Scientific American, el ruido de ráfagas de barcos que realizaban estudios sísmicos disminuyó e incluso anuló las tasas de llamadas de los cetáceos

Comunicacion ballenasLas exploraciones también podrían alterar los patrones de comportamiento (por ejemplo, la migración, la cría y alimentación) de los mamíferos marinos, incluyendo la de los cetáceos./Pexels

De acuerdo al informe presentado en Scientific American, el ruido emitido por las exploraciones en búsqueda de gas y petróleo, es equivalente al sonido de las sirenas de los camiones de bomberos. Si estos se encuentran en la distancia, le permiten seguir hablando de todos modos pero un poco más alto.

No obstante, si los camiones de bomberos se acercan, las sirenas se vuelven tan fuertes que tratar de mantener una conversación se vuelve inútil lo que implica que se debe esperar hasta que el sonido de las sirenas se desvanezca en la distancia una vez más. Pero, ¿y si las estridentes sirenas permanecieran cerca toda la tarde y tuviera que esperar varias horas antes de poder continuar con la conversación? ¿Y si esto sucediera casi todos los días?

Esto es una realidad para algunas ballenas. Un estudio de 2015 encontró que cuando las ballenas de Groenlandia en el mar Beaufort de Alaska fueron expuestas a ráfagas de pistolas de aire comprimido de barcos que realizaban estudios sísmicos utilizados para localizar reservas de petróleo y gas, los animales aumentaron sus tasas de llamada para tratar de ser escuchados por encima de las explosiones cuando estaban distantes. Pero a medida que la nave sísmica se acercó a ellos, las ballenas disminuyeron drásticamente sus tasas de llamada, y finalmente dejaron de llamar por completo.

El ruido del tráfico de barcos se ha reconocido durante mucho tiempo como una perturbación para las ballenas, pero los impulsos explosivos de altos decibelios producidos durante los estudios sísmicos son una amenaza emergente, los cuales han comenzado a recibir atención de los mamólogos marinos en las últimas décadas.

Para realizar un levantamiento sísmico, los barcos remolcan varios conjuntos de pistolas de aire que generalmente disparan cada 10 a 20 segundos, durante períodos de días, semanas o meses, aunque no de forma continua. El "nivel de fuente", o volumen, de los conjuntos de pistolas de aire comprimido puede superar los 240 decibeles (dB) (en el agua).

Como referencia, una ballena azul, uno de los animales más ruidosos del mundo, puede producir llamadas a un volumen de más de 180 dB. Si el nivel de fuente de un sonido aumenta en 10 dB, significa que se vuelve 10 veces más intenso. Por lo tanto, el sonido de las pistolas de aire sísmicas es aproximadamente un millón de veces más intenso que el de una ballena azul, lo suficientemente poderoso como para ensordecer al animal más grande del mundo si se encuentra cerca de una nave sísmica activa.

Si bien las pistolas de aire comprimido pueden dañar la audición de las ballenas si se disparan a un kilómetro aproximadamente de un animal, también pueden ser inquietantemente ruidosas a grandes distancias.

Las explosiones pueden viajar tan lejos no solo porque comienzan muy fuerte, sino también porque son sonidos de baja frecuencia (es decir, de tono bajo). Los sonidos de baja frecuencia se atenúan mucho más lentamente que los sonidos de alta frecuencia, como el gorjeo de los pájaros, que viajan solo distancias cortas. Esto significa que los estudios sísmicos pueden tener una variedad de impactos en el comportamiento de las ballenas ubicadas a decenas de kilómetros de distancia de los conjuntos de armas de aire.

Las explosiones de baja frecuencia emitidas durante los estudios, se superponen con el ancho de banda de las llamadas producidas por las ballenas barbadas, que dependen fundamentalmente del sonido para comunicarse. Entonces, además de molestar a las ballenas, los estudios sísmicos pueden "enmascarar" sus llamadas entre sí, como dicen los científicos.

Esto explica por qué las ballenas de Groenlandia en el mar de Beaufort de Alaska dejaron de llamarse unas a otras ya que, era inútil tratar de hacerse oír por encima de los sonidos explosivos de altos decibelios. Este fenómeno también se ha documentado en ballenas azules.

El efecto de los estudios sísmicos en las ballenas francas del Atlántico norte, una especie en peligro crítico, aún no se ha estudiado, pero ahora existe una necesidad imperiosa de hacerlo. En 2018, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica autorizó una expansión de la perforación en alta mar utilizando explosiones sísmicas con armas de aire en las aguas costeras del este de los Estados Unidos, el hábitat principal de las ballenas francas.

Estas operaciones podrían alterar los patrones de comportamiento (por ejemplo, la migración, la cría y alimentación) de los mamíferos marinos, incluyendo la de los cetáceos.

La recuperación de la población de ballenas francas del Atlántico norte de la caza de ballenas del siglo XIX, ya se ve seriamente afectada por la mortalidad ocasionada por colisiones de barcos y enredos de redes de pesca, y los inminentes estudios sísmicos en su hábitat podrían presentar una perturbación menos visible pero más acentuada.

Las ballenas francas utilizan llamadas sociales para mediar interacciones vitales, incluido el apareamiento, por lo que una reducción en el tiempo o espacio para la comunicación acústica podría tener implicaciones drásticas para la supervivencia y reproducción de la especie.

Si bien los aumentos en el ruido oceánico de baja frecuencia son un posible factor de estrés antropogénico para todas las ballenas barbadas, las poblaciones agotadas que experimentan el efecto acumulativo de múltiples factores de estrés corren un mayor riesgo.

El estudio concluye que, los impactos en el comportamiento de los disparos de armas de aire comprimido en especies en peligro de extinción como las ballenas francas, deben estudiarse cuidadosamente utilizando experimentos de exposición controlada antes de comenzar los estudios sísmicos reales en su hábitat.

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes