Sábado, 28 Noviembre 2020

Una investigación publicada en Scientific American, logró determinar en qué medida las superficies impermeables exacerban los niveles de inundaciones.

  Inundaciones UrbanoCada vez que una ciudad expande carreteras o aceras en un punto porcentual, la magnitud de las inundaciones anuales en las vías fluviales cercanas aumenta en un 3.3 por ciento./Pixabay


Según cifras publicadas en el el estudio, en 2018 el 83 por ciento de los administradores de aguas pluviales municipales encuestados en los EE. UU., informaron sobre grandes inundaciones en sus jurisdicciones.

Aunque varios científicos concuerdan con que los aguaceros se han hecho más intensos como consecuencia del cambio climático, también señalan que la expansión de áreas pavimentadas y otras superficies impermeables está empeorando la situación, porque impide que la tierra absorba estas grandes cantidades de agua.

Un estudio publicado en marzo de 2020 en Geophysical Research Letters, descubrió que, en promedio en los EE. UU., cada vez que una ciudad expande carreteras, aceras o estacionamientos en un punto porcentual, la magnitud de las inundaciones anuales en las vías fluviales cercanas aumenta en un 3.3 por ciento.

Los investigadores explican que parte del agua de la inundación que el suelo no puede absorber, fluye hacia los ríos y arroyos cercanos, por lo que medir sus niveles puede ayudar a rastrear los cambios en la gravedad de las inundaciones.

La hidróloga Annalise Blum y sus colegas, señalaron que el modelo matemático que usaron hace que su hallazgo sea más preciso que todos los estudios previos. Este podría ayudar a responder otras preguntas sobre los impactos humanos en los sistemas hídricos, un campo emergente llamado sociohidrología.

Blum señaló que, la investigación anterior que examinó solo una o dos vías fluviales estaba demasiado enfocada en analizar cuánto contribuyen a las inundaciones las diversas intervenciones humanas, como superficies pavimentadas, presas o diques. Sin embargo, Blum y sus colegas, incluido Paul Ferraro, un economista de la Universidad Johns Hopkins, utilizaron un conjunto de datos extremadamente grande que abarca 39 años de registros de 280 medidores de corrientes, que evaluaron los niveles de agua en ríos y arroyos.

También adaptaron un modelo estadístico más común a los estudios económicos. Los economistas utilizan esta técnica para aislar cómo una política en particular podría alterar el comportamiento humano. Blum y su equipo lo ajustaron para aprovechar las diferencias entre todos los datos de los medidores de corriente, aislando así el papel de la pavimentación de otras modificaciones humanas.

El informe concluye indicando que, la realización de análisis similares para otros factores provocados por el hombre sobre las inundaciones, podría ayudar a las ciudades a tomar medidas específicas para reducirlas. Por ejemplo, las ciudades podrían desalentar la construcción en una llanura aluvial si se demuestra que es un factor dominante o aumentar la infraestructura "verde" y las superficies permeables para absorber más agua de lluvia.

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes