Miércoles, 28 Octubre 2020

Según una investigación, la reducción de contaminación del aire ha fomentado el calentamiento del océano y a la fecha, ya ha habido tantas tormentas como en toda una temporada media.

tormenta600Contaminación del aire amortiguó las temperaturas en el Atlántico tropical durante varias décadas y algunos expertos creen que la actividad de los huracanes también se redujo./Pixabay

De acuerdo a una investigación publicada en Scientific American, la mayor cantidad de tormentas, especialmente de gran magnitud, generalmente se forman entre el 20 de agosto y el 10 de octubre. Pero el comienzo de la temporada alta de tormentas y huracanes, ya ha sido anormal este año.

Hasta ahora, se han formado 11 tormentas en la cuenca atlántica, dos de ellas, Hanna e Isaías, se convirtieron en huracanes. Una temporada promedio, generalmente tiene dos tormentas a principios de agosto. Una temporada completa, que concluye finales de noviembre, suele tener alrededor de 12.

En otras palabras, el informe señala que la primera parte de esta temporada ya ha visto casi tantas tormentas como produciría normalmente una temporada completa. Sin embargo, los autores señalan que existe una gran incertidumbre sobre cuántas tormentas son "normales" debido a la falta de información en el tiempo.

Los registros confiables de huracanes se remontan aproximadamente a la década de 1950, y los mejores datos comenzaron a registrarse satelitalmente desde la década de 1970. Eso significa que los científicos en realidad no tienen suficientes datos de largo plazo sobre lo que constituye una temporada típica de huracanes. Los modelos climáticos no predicen un gran aumento a futuro en la frecuencia de ciclones tropicales, pero sí sugieren que las tormentas serán más intensas.

Lo que está pasando en el Atlántico en 2020

De acuerdo a la investigación, las altas temperaturas del agua en el Océano Atlántico, han ayudado a activar la temporada este año. La superficie del mar ha sido inusualmente cálida en gran parte de la cuenca atlántica este verano, y las aguas cálidas son más favorables para la formación de tormentas.

Al mismo tiempo, en esta temporada también se han alineado otras condiciones meteorológicas, lo que ha facilitado la formación de tormentas.

“Estamos viendo no solo temperaturas más cálidas en la superficie del océano, también estamos viendo presiones más bajas en el nivel del mar”, dijo Jhordanne Jones, asistente de investigación graduada del Grupo de Investigación de Clima Tropical de la Universidad Estatal de Colorado. "La presión del nivel del mar más baja probablemente favorecerá la convección y el desarrollo de tormentas".

Las condiciones del viento en la región también han favorecido la formación de tormentas, agregó.

La investigación señaló que, las cálidas aguas del Atlántico probablemente se han visto influenciadas por otros factores como los ciclos climáticos naturales, que oscilan entre las fases más cálidas y frías aproximadamente cada década.

Por otro lado, a medida que los niveles de contaminación en los Estados Unidos y Europa han disminuido, el clima sobre el Atlántico se ha calentado un poco más rápido de lo normal. Eso es porque ciertos tipos de contaminación del aire en realidad tienen un efecto de enfriamiento en la atmósfera.

"Desde la década de 1950 hasta finales de la de 1970, estábamos aumentando las emisiones de sulfato, que son un subproducto de la combustión de combustibles fósiles", dijo Kerry Emanuel, experto en huracanes del Instituto de Tecnología de Massachusetts.

Esta contaminación amortiguó las temperaturas en el Atlántico tropical durante varias décadas y algunos expertos creen que la actividad de los huracanes también se redujo.

“Creemos que fue principalmente un fenómeno creado por el hombre, y causamos una especie de sequía de huracanes en los años 70 y 80”, dijo Emanuel.

A partir de la década de 1970, tanto Estados Unidos como Europa comenzaron a hacer avances en la reducción de la contaminación del aire. La Ley de Aire Limpio fue una regulación clave en los Estados Unidos en esta época. Las emisiones de sulfato disminuyeron y la región comenzó a calentarse a un ritmo más rápido.

Al mismo tiempo, a principios de los años 80, la actividad de los huracanes en el Atlántico pareció aumentar de nuevo.

tormenta pixabayEl pronóstico de la temporada 2020 es “extremadamente activa”./Pexels

Pero Jim Kossin, un experto en huracanes de la NOAA, también señaló a la contaminación como al menos un factor clave en la frecuencia de los huracanes en el Atlántico durante loa últimos años.

El calentamiento global también ha aumentado la temperatura de la superficie del mar en todas partes durante las últimas décadas, señaló. Pero la caída de los niveles de contaminación ha ayudado a acelerar el calentamiento específicamente sobre el Atlántico.

Esto pudo haber ayudado a que la actividad de los huracanes se recuperara hasta donde hubiera estado sin toda la contaminación de las décadas de 1950 y 1960.

“¿Cuánto se debe al aumento de los gases de efecto invernadero, ¿cuánto se debe a la disminución de la contaminación y cuánto se debe a la variabilidad natural? Hay mucha gente realmente inteligente trabajando en esa pregunta, y aún no tenemos una respuesta definitiva”, dijo Kossin. "Casi todo el mundo está de acuerdo en que es una combinación de los tres".

El cambio climático afecta más que solo las temperaturas del océano en el Atlántico. También altera la temperatura y la estructura física de la atmósfera, y también afecta los patrones de viento. El agua cálida no solo afecta la probabilidad de que se forme una tormenta sino que también influye en la intensidad de la misma.

De hecho, algunas investigaciones sugieren que ya está sucediendo. Un estudio publicado a principios de este año en Proceedings of the National Academy of Sciences, dirigido por Kossin, encontró que la intensidad de los ciclones ha aumentado durante las últimas cuatro décadas.

Los investigadores de la Universidad Estatal de Colorado publican un pronóstico de huracanes en el Atlántico cada año. El equipo actualizó recientemente el pronóstico de la temporada 2020 como “extremadamente activa”.

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes