Lunes, 21 Octubre 2019

Un estudio de la Universidad de Carolina del Norte reconoce que las Scooter son más limpias que los carros, pero advierte que decir que es “cero emisiones” es una declaración muy “audaz”.

scooters compartidasFoto: Pixabay.com

La gente piensa en las patinetas eléctricas, o scooters, como formas ecológicas de moverse por la ciudad. Pero un nuevo estudio de la Universidad Estatal de Carolina del Norte considera que no es tan simple hacer la afirmación porque las patinetas compartidas pueden ser más ecológicas que la mayoría de los automóviles, pero pueden ser menos ecológicas que otras opciones.

"Las compañías de patinetas se jactan de tener poca o ninguna huella de carbono, lo cual es una declaración audaz", dice Jeremiah Johnson, autor correspondiente del estudio y profesor asociado de ingeniería civil, de construcción y ambiental en la Universidad de Carolina de Norte. "Queríamos analizar ampliamente los impactos ambientales de los scooters electrónicos compartidos, y cómo se compara con otras opciones de transporte local".

Para capturar el impacto, los investigadores observaron las emisiones asociadas con cuatro aspectos del ciclo de vida de cada patineta: la producción de los materiales y componentes que entran en cada scooter; el proceso de manufactura; enviar el scooter desde el fabricante a su ciudad de uso; y recoger, cargar y redistribuirlas.

Los investigadores también realizaron una encuesta a pequeña escala de los conductores de scooters para ver qué medios de transporte habrían utilizado si no hubieran usado la patineta. Los resultados muestran que el 49% de los ciclistas habrían andado en bicicleta o caminando; El 34% habría usado un automóvil; El 11% habría tomado un autobús; y el 7% no habría hecho el viaje en absoluto.

Con el fin de comparar el impacto de las patinetas con el de otras opciones de transporte, los autores encontraron que “andar en bicicleta, incluso con una bicicleta eléctrica, es casi siempre más ecológico que usar un e-scooter compartido. La única excepción posible es para las personas que usan programas de bicicletas compartidas de pago. Esas compañías usan automóviles y camiones para redistribuir las bicicletas en su área de servicio, lo que a veces puede hacerlas menos amigables con el medio ambiente”.

Del mismo modo, el estudio encontró que conducir un automóvil es casi siempre menos ecológico que usar un e-scooter. Pero algunos resultados pueden sorprender. Por ejemplo, tomar el autobús en una ruta con gran cantidad de pasajeros suele ser más ecológico que una patineta.
"Descubrimos que el impacto ambiental de la electricidad utilizada para cargar los e-scooters es bastante pequeño, aproximadamente el 5% de su impacto general", dice Johnson. “El impacto real proviene principalmente de dos áreas: el uso de otros vehículos para recolectar y redistribuir los scooters; y las emisiones relacionadas con la producción de los materiales y componentes que entran en cada scooter ".

Eso significa que hay dos factores principales que contribuyen a la huella ambiental de cada scooter. Primero es que cuanto menos se maneja para recolectar y redistribuir los scooters, menor es el impacto. El segundo factor es la vida útil de los scooters: cuanto más tiempo esté en servicio, más tiempo tendrá para compensar el impacto causado por la fabricación de todas sus partes constituyentes.

"Hay muchos factores a considerar, pero los e-scooters son ecológicos en comparación con algunos modos de transporte", dice Johnson. “Y hay cosas que las empresas y los gobiernos locales pueden hacer para reducir aún más sus impactos. Por ejemplo, permitir - o alentar - a las compañías a recolectar scooters solo cuando alcanzan el umbral de agotamiento de la batería reduciría el impacto de un scooter, porque no estaría recolectando scooters que no necesitan recargarse ".

0
0
0
s2smodern
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar

Banner Fijo Superior UniAndes