Sábado, 25 Mayo 2019
En el estudio de la Universidad Nacional se encontraron en la isla de Barú cuarto especies de microorganismos relacionados con envenenamiento diarreico por mariscos entre otras.
 
dino                                       Prorocentrum lima es uno de los dinoflagelados con mayor presencia en Barú. /UniMedios


Según estudio de la Universidad Nacional de Colombia microorganismos tóxicos en el mar podrían aumentar como consecuencia del Fenómeno del Niño y generar mortandad de peces y aves, así como intoxicaciones humanas.

Durante el estudio se encontraron cuarto especies de microorganismos en la isla de Barú, Bolívar, llamados dinoflagelados epífitos y dos de dinoflagelados planctónicos. que contienen especies relacionadas con eventos tóxicos como la ciguatera y el envenenamiento diarreico por mariscos.

Anderson Ruiz, magíster en Ciencias – Microbiología de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), comenta que los resultados encontrados en Barú, sugieren que el fenómeno de El Niño incidiría en las poblaciones de dinoflagelados, aumentando su abundancia en comparación con los periodos neutros, sobre todo de especies del género Prorocentrum.

La ciguatera es una forma común de intoxicación alimentaria por ingesta de peces que se alimentan o habitan en los arrecifes coralinos y es endémica de los trópicos y subtrópicos debido al consumo de peces ciguatos.

La incidencia de ciguatera en el Pacífico Sur ha aumentado en un 60 % en los últimos treinta años y podría aumentar aún más debido a los cambios en los patrones climáticos globales, la degradación del medio marino costero y la sobreexplotación de los recursos marinos.

“El aumento de la ciguatera es preocupante, ya que más de 116 millones de personas viven en la costa Caribe y más de 25 millones de turistas visitan la región cada año. Los ingresos del turismo ascienden a 25.000 millones de pesos por año para la región”, comenta el investigador.

arrecifecoral                                       La ciguatera es una forma común de intoxación alimentaria por ingesta de peces que se
                                               alimentan o habitan en los arrecifes coralinos. /Foto: Unimedios


Para determinar la composición y abundancia de dinoflagelados asociados con praderas de pastos marinos y macroalgas en Barú, entre abril y septiembre de 2015 se recolectaron muestras en tres lugares de la isla.

Las microalgas obtenidas a partir de cada una de las muestras se identificaron mediante microscopia óptica y microscopia electrónica de barrido.

El magíster considera que la identificación de señales climáticas y oceanográficas podría servir como una alerta temprana de proliferación, y además sería útil para simulaciones predictivas de desarrollo de dinoflagelados.

“Estos brotes sugieren que las tendencias al calentamiento generadas por el cambio climático global, junto con la acumulación de residuos orgánicos, pueden estimular el crecimiento de estas especies y ampliar o cambiar su rango”, indica el magíster.

Sin embargo aclara que El Niño no es el único factor que contribuye al aumento de las temperaturas del mar, sino que probablemente el calentamiento global también ha contribuido a las variaciones en la temperatura de la superficie del mar.


0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes