Miércoles, 20 Marzo 2019
Según investigadores de la Universidad de Yale, en unos 50 años, ese número de animales habrá perdido hasta la mitad de su actual hábitat.


pajaro                                                                                                                  Foto tomada de ebird.org/  Ticotico Cejipálido
 

Para 2070, se espera que el aumento en el uso humano de la tierra ponga a más de 1.700 especies de anfibios, aves y mamíferos en mayor riesgo de extinción al reducir sus hábitats naturales, según un estudio realizado por ecologistas de la Universidad de Yale publicado en Nature Climate Change.

Para llegar a esta conclusión, los ecólogos combinaron información sobre las distribuciones geográficas actuales de alrededor de 19.400 especies en todo el mundo con cambios en la cobertura terrestre.

De acuerdo con el estudio, en unos 50 años los animales perderán entre el 30 y 50 % de su hábitat natural. Entre las especies amenazadas se encuentran la rana Oreophryne montícola (Indonesia), el cobo del Nilo ―una especie de antílope del Sudán del Sur―, el ticotico cejipálido (un ave brasileña) y la pajonalera piquicurva, que vuela por Argentina, Uruguay y Brasil. Se estima que todos ellos se quedarán sin casi la mitad de su territorio.

Estas especies incluyen 886 especies de anfibios, 436 especies de aves y 376 especies de mamíferos, las cuales se prevé que todas tengan un alto aumento en su riesgo de extinción.

"La integración de nuestros análisis con el Mapa de la vida puede ayudar a cualquier persona interesada en evaluar cómo las especies pueden sufrir en futuros escenarios específicos de uso de la tierra y ayudar a prevenir o mitigar estos efectos", dijo Ryan P. Powers, coautor y ex becario postdoctoral en el laboratorio de Jetz en Yale.

Las especies que viven en África Central y Oriental, Mesoamérica, Sudamérica y el Sudeste Asiático sufrirán la mayor pérdida de hábitat y un mayor riesgo de extinción. Pero Jetz advirtió al público mundial contra la suposición de que las pérdidas son solo el problema de los países dentro de cuyas fronteras ocurren.

"Las pérdidas en las poblaciones de especies pueden obstaculizar irreversiblemente el funcionamiento de los ecosistemas y la calidad de vida humana", dijo Walter Jetz, uno de los autores del estudio. “Si bien la erosión de la biodiversidad en partes lejanas del planeta puede parecer que no nos afecta directamente, sus consecuencias para los medios de vida humanos pueden repercutir en todo el mundo. A menudo, también es la demanda lejana la que impulsa estas pérdidas, como las maderas duras tropicales, el aceite de palma o la soja, lo que nos hace responsables a todos".

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes