Sábado, 15 Agosto 2020
Se trataría de una red más densa que cualquiera de sismología en el mundo. Sorpresa entre los investigadores del GFZ German Research Centre for Geosciences.
terremoto
                                                                             Imagen de archivo. / Foto: AFP

Los cables de fibra óptica son tan sensibles que incluso pueden captar señales sísmicas de disparos de martillo, carros que pasan o movimientos de olas en el océano por lo que 
se pueden usar para detectar terremotos y otros movimientos de tierra.

Este es el resultado de un estudio publicado en Nature Communications. Los autores principales son Philippe Jousset y Thomas Reinsch del GFZ German Research Centre for Geosciences (Centro de Investigación Alemana para Geociencias).

Los científicos enviaron pulsos de luz láser a través de una fibra óptica, que formaba parte de un cable de 15 kilómetros desplegado en 1994, dentro de la red de telecomunicaciones en la península de Reykjanes, SW Island, cruzando una zona de falla geológica conocida en la brecha entre Eurasia y Placas tectónicas americanas. La señal de luz fue analizada y comparada con conjuntos de datos de una densa red de sismógrafos. (Leer más: ¿Estamos cerca de desarrollar un modelo confiable para predecir terremotos?)

Los resultados sorprendieron incluso a los expertos: "nuestras mediciones revelaron características estructurales en el subsuelo con una resolución sin precedentes y arrojaron señales de datos cada cuatro metros ", dice Philippe Jousset de GFZ.

El experto dice que es una red más densa que cualquiera sismológica en todo el mundo. Aunque el método no es nuevo en otras aplicaciones (se usa durante años en perforaciones para el monitoreo de yacimientos), el equipo es el primero a nivel mundial que llevó a cabo tales mediciones en la superficie del suelo para objetivos sismológicos y con un cable tan largo.

Como si fuera poco, en las pruebas, los científicos encontraron una falla previamente desconocida, debajo de la superficie del suelo. Además, el equipo midió la deformación subsuperficial durante un período de varios minutos. También se registraron pequeños terremotos locales, ondas originadas por grandes terremotos distantes y microsísmo del fondo del océano a través del cable de fibra óptica.

Las ventajas del nuevo método son enormes ya que hay innumerables cables de fibra óptica en todo el mundo, especialmente debajo de las megaciudades con altos riesgos sísmicos, como San Francisco, Ciudad de México, Tokio o Estambul, y muchos otros, donde las redes podrían proporcionar una adición rentable y ampliamente extendida a los dispositivos de medición sismológicos existentes.

Se planean estudios futuros para investigar si los cables de aguas profundas también se pueden usar para mediciones sísmicas. Los científicos son optimistas. Piensan que los cables en el fondo marino detectarán terremotos submarinos, movimientos de tierra de placas tectónicas y también variaciones de la presión del agua. Por lo tanto, el nuevo método ayudará a los sismólogos, así como a los oceanógrafos.
0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes