Sábado, 25 Mayo 2019

Los resultados revelaron que un 24% de las colonias de abejas en Hungría, no sobrevivieron al invierno tras la exposición al componente neonicotinoide, utilizado por Bayer y Syngenta en dos de sus pesticidas.

Un estudio realizado en Inglaterra, Alemania y Hungría, reveló los efectos que tiene el uso de pesticidas con un mismo componente químico y muy usados comercialmente, como la Clotianidina de Bayer o el Tiametoxam de Syngenta, sobre múltiples colonias de abejas silvestres, Bumblebees y de miel. En el caso de las primeras dos especies, los estudios revelaron que la producción de abejas reina decaía significativamente, mientras que para las abejas de miel, la peor consecuencia se reflejaba en su baja tasa de supervivencia a la época invernal.

El estudio abarcó un total de 2.000 hectáreas divididas en 33 puntos de muestreo diferentes, en donde los tres tipos de abejas fueron expuestas a semillas con dos tipos diferentes de pesticidas con el mismo componente químico, mientras que los otros grupos sirvieron como control con semillas sin pesticidas. La principal motivación de este estudio fue el de observar en el mundo real los efectos de estos químicos agrícolas populares, en vez de analizarlos a nivel de laboratorio donde muchas variables pueden ser eliminadas y por ende alterar los resultados. El Profesor Richard Pywell del Centro de Ecología e Hidrología de Oxfordshire, declaró que los hallazgos de su estudio son realmente importantes pues millones de cultivos alrededor del mundo dependen directamente de la polinización de insectos como las abejas, para su correcta producción.

Abejas Foto tomada de www.ecoosfera.com

El componente problemático de estos pesticidas se conoce como neonicotinoide y ya ha sido vinculado en el pasado a efectos tóxicos sobre la biodiversidad, razón por la cual la Comisión Europea en el 2013, prohibió temporalmente el uso de algunos pesticidas que lo contuvieran. Durante este estudio los investigadores encontraron rastros de otro pesticida con este mismo componente, pero que no fue usado en las pruebas realizadas por ellos, lo cual les permitió deducir que este compuesto ha permanecido en el ambiente desde el año 2013, prendiendo las alarmas sobre el enorme potencial de persistencia ambiental.

Irónicamente una de las empresas patrocinadoras de la investigación fue la multinacional Bayer, quien comunicó a través de su Director de Medio Ambiente que los resultados no eran concluyentes y que por ende el pesticida usado bajo condiciones adecuadas y responsables, no causa ningún daño a las abejas o a su entorno natural. Algunos académicos expertos en este tipo de químicos apoyan las conclusiones del estudio, mientras que agricultores de las zonas estudiadas reportan que desde la prohibición del pesticida, muchos de sus cultivos se vieron seriamente afectados por plagas. Por ahora la Comisión Europea se prepara para evaluar una prolongación de la prohibición de estos pesticidas en noviembre de este año.

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes