Jueves, 26 Noviembre 2020
Los felinos permanecen congelados y a la espera de los estudios para posteriormente ser incinerados.
Hay desconcierto en Cali -especialmente en los amantes de los animales- por la muerte de dos pumas que pertenecían al refugio de Villa Lorena en el oriente de Cali.

Se trata de Luis y Santiago, dos felinos que durante 15 años fueron protegidos en el refugio animal, pero que en los últimos meses habían quedado en custodia del Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente (Dagma). 

Luis llegó al refugio tras sufrir amputación de sus garras cuando se encontraba en cautiverio, lo que le causó una infección en una de sus extremidades que tuvo que ser amputada. Por su parte Santiago llevaba más de 10 años en el refugio de Villalorena, tras haber sido entregado por la autoridad ambiental. 

"Estoy asarada no sé qué pasó, me comuniqué con la persona que estaba a cargo de ellos y me dijo que estaba hablando con un ingeniero eléctrico porque no sabe qué sucedió tampoco, al parecer murieron por una descarga eléctrica", dice Ana Julia Torres, la directora de Villa Lorena.

iFelinos    Actualmente Paz Animal atiende a 206 animales que estaban en Villa Lorena y hacen acompañamiento veterinario a los que continúan allí / Foto tomada de El País Cali

“El Hogar de Paso de la Fundación Paz Animal (donde estaban siendo cuidados los felinos) ha expresado que murieron mientras se hacían unas labores de soldadura y que aún no se tiene certeza de lo sucedido”, dice en un comunicado de Facebook.

A su momento, Liliana Ossa, directora de la fundación Paz Animal, indicó que se trató de un accidente y que ya hay en curso una investigación. “Amo los animales y esto me tiene muy preocupada. En nuestra fundación estaban con mejores condiciones y estaban fuera de jaulas (...) ya hay peritos frente al caso”, dijo Ossa.

En ese sentido se pronunció Delio Orejuela, veterinario del hogar de paso, quien afirmó que ese día se escucharon gruñidos y al momento de acudir a la zona donde se encontraban los felinos, estos estaban inconscientes.

“No se descarta un paro cardiorespiratorio o inclusive una intoxicación, pues los felinos no tenían quemaduras en ninguna parte”, precisó. “Los intentamos reanimar por más de 30 minutos, pero fue imposible. Estos y todos los animales que tratamos no están acostumbrados al trato humano para ser canalizados rápidamente”, dijo.



0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes