Viernes, 12 Abril 2024

A partir del 17 de octubre de 2023 restringe el uso de microplásticos añadidos en productos como escarchas en maquillajes y microesferas en exfoliantes y dentífricos.

Escarcha

 /Freepick/

Esta restricción evitará la liberación de aproximadamente medio millón de toneladas de microplásticos al medio ambiente. Los microplásticos, que son partículas de polímeros sintéticos con un tamaño inferior a cinco milímetros, son resistentes a la degradación. La prohibición afectará a una amplia gama de productos, desde material de relleno granular en superficies deportivas sintéticas hasta cosméticos, detergentes, suavizantes, escarcha, fertilizantes, productos fitosanitarios, juguetes, medicamentos y dispositivos médicos.

Es importante destacar que esta prohibición no afectará a productos utilizados en instalaciones industriales o que no liberan microplásticos durante su uso. Sin embargo, los fabricantes de dichos productos deberán proporcionar instrucciones sobre su uso y eliminación para prevenir emisiones de microplásticos.

La primera fase de esta restricción incluirá la prohibición de productos que contengan microplásticos añadidos intencionalmente, como la escarcha suelta y las microperlas. En otros casos, la prohibición de ventas se implementará gradualmente, permitiendo a los involucrados desarrollar y cambiar a alternativas más sostenibles.

Esta medida se suma a los esfuerzos de la Unión Europea por reducir la contaminación por microplásticos en un 30% para 2030, como parte de su compromiso con el Pacto Verde Europeo y el Plan de Acción de Contaminación Cero. Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, el 85% de la contaminación de los océanos proviene de residuos plásticos, y se estima que hay entre 75 y 199 millones de toneladas de plástico desechado en todo el mundo.

La Unión Europea continúa trabajando en la reducción de la contaminación por microplásticos de diversas fuentes, incluidos los desechos plásticos, las liberaciones accidentales e involuntarias, y los usos intencionales en productos. Para abordar esta problemática, la Comisión Europea trabajó en conjunto con la Agencia Europea de Sustancias Químicas para evaluar los riesgos y tomar medidas regulatorias.

A pesar de la preocupación de algunos sectores de la industria cosmética y del entretenimiento, esta prohibición es un paso audaz y necesario para proteger nuestro planeta y la salud de todos.

0
0
0
s2smodern