Domingo, 16 Diciembre 2018
La conducta es impulsada por la normatividad en Estados Unidos que aún no prohíbe explícitamente su comercio, a pesar de estar en grave peligro y de que en otros países sí es un delito.
articulos jirafa                                                                                                         Foto: captura video Humane Society

Una gigante investigación encubierta realizada por la ONG Humane Society de los Estados Unidos descubrió partes y productos de jirafas que se venden en línea y en las tiendas por al menos 51 distribuidores en todo el país. Un investigador se infiltró en 21 tiendas en California, Florida, Maryland, Carolina del Norte, Nueva York, Oklahoma, Tennessee y Texas, así como en la exposición Dallas Safari Club, donde se presentaron decenas de vendedores.

Kitty Block, presidenta en funciones y directora general de Humane Society of the United States y de Humane Society International, advirtió que "la compra de partes de jirafas pone en riesgo a toda la especie. La jirafa se está apagando silenciosamente. Con una población salvaje de poco menos de 100.000 habitantes, ahora hay menos de un tercio de jirafas en África que de elefantes".

Block dice que matar jirafas por trofeos, y usar sus piezas para moda, cuchillos, decoración del hogar y adornos no solo muestra una total indiferencia por esta especie emblemática, sino que también se suma a las principales amenazas que hacen que la especie se haya reducido en un 40% en los últimos 30 años.

"Instamos al Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los EE. UU. A incluir a la jirafa en peligro bajo la Ley de Especies en Peligro de Extinción para ayudar a combatir este comercio y reducir la población antes de que sea demasiado tarde", dijo.

Las partes de jirafa son consideradas por los consumidores como una alternativa al marfil y otros productos para los cuales las regulaciones se han endurecido. La investigación logró comprobar la venta de una amplia variedad de piezas y productos de jirafa fácilmente disponibles a través de mayoristas y minoristas en Estados Unidos, incluyendo una taxidermia de jirafa (UD$ 8,000), una chaqueta de jirafa hecha a medida (UD$ 5,500), una piel de jirafa completa (UD$ 4,500) , una alfombra de jirafa (UD$ 3,000), una calavera (UD$ 500), una navaja con mango de jirafa (UD$ 450), una cubierta de Biblia de jirafa (UD$ 400), una pulsera de jirafa (UD$ 10).

Algunos vendedores dijeron a los investigadores que habían recibido partes de jirafas de los cazadores de trofeos. Varios prometieron que los nuevos trofeos de jirafas llegarían pronto y que estaban tomando pedidos personalizados para los productos, y otros afirmaron falsamente que las jirafas eran peligrosas y debían ser asesinadas para proteger las aldeas africanas.

En promedio, los cazadores de trofeos estadounidenses importan más de una jirafa por día. Las jirafas son elegidas para que los cazadores puedan llevar a casa trofeos exóticos, y los proveedores de caza de África que organizan estas cacerías venden las partes de la jirafa sobrantes: piel, huesos y cola. Las partes y los productos del animal se venden a través de fabricantes de cuchillos, proveedores de curiosidades de la vida silvestre, fabricantes de botas y otros.

Vale la pena recordar que en 2016, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza elevó el estado de amenaza de las jirafas de "menor preocupación" a "vulnerable" en su Lista Roja de Especies Amenazadas. Entre las nueve subespecies, dos se consideran "en peligro".
0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes