Jueves, 18 Octubre 2018
Solo en Europa, 1.5 millones de ejemplares al año serían víctimas del metal. Las cifras se dan a conocer en la antesala del Día Mundial de las Aves Migratorias.
aves migratorias 2 okFoto: Rubén Rodríguez, publicada en Agenciasinc.es

La Convención sobre la conservación de las especies migratorias de animales silvestres ha publicado un estudio advirtiendo que el envenenamiento por plomo se encuentra entre las amenazas más importantes, “aunque a menudo subestimadas”, para las aves migratorias en los corredores aéreos, especialmente los que conectan a Europa, África y Asia Occidental.

Ese tipo de envenenamiento tiene lugar cuando se libera plomo al medioambiente. El plomo es un metal pesado altamente tóxico que se usa tanto para plomos de pesca como para la caza. Cuando se dispara mediante una escopeta, caen en el entorno cientos de bolas del material que ponen en peligro a la vida silvestre.

Las cifras indican que cada año mueren hasta 1,5 millones de aves acuáticas solamente en Europa debido a la ingesta de este plomo. El número de aves adicionales que padecen problemas de salud por el mismo motivo puede ser similar al de las muertes.

Las aves acuáticas y otras aves ven los plomos de pesca perdidos y los cogen o bien como comida o porque los confunden con gravilla. Mueren directamente por envenenamiento o el plomo ingerido afecta a su inmunidad, su comportamiento y su capacidad reproductiva.

Pero además el metal que se deja en el medioambiente contamina los suelos y las personas se ven expuestas cuando consumen animales de caza disparados con plomo.

“Aunque la pérdida del hábitat, la contaminación, la cosecha y las prácticas agrícolas no sostenibles, la matanza y la captura ilegales, así como la colisión y la electrocución con líneas eléctricas se cuentan entre los mayores peligros para las aves migratorias, el envenenamiento por plomo es una de las amenazas para las que hay una solución práctica”, advierte el estudio de la Convención.

En conclusión, sostienen que algunos países como Dinamarca y los Países Bajos han eliminado completamente de forma gradual todo el plomo disparado hace más de 20 años. Millones de aves en el mundo están muriendo por contaminación de plomo en el agua.

0
0
0
s2sdefault

Banner Fijo Superior UniAndes