Lunes, 13 Julio 2020
El 22 de abril llegaría la “desastrosa hora cero” en que Ciudad del Cabo pasaría a la historia por ser la primera gran urbe del planeta en quedarse sin el líquido.
sequia
Foto: Twitter de la alcaldesa Lille @PatriciadeLille

Solo tres meses de plazo tiene esta metrópoli para quedarse sin agua, según los últimos estimados hechos públicos por la alcaldesa Patricia de Lille  en un comunicado en el que dio detalle sobre los niveles de las represas y los proyectos para paliar esta situación.

Esta crítica situación ha sido causada a raíz de tres años de precipitaciones bajísimas, sumadas al incremento de consumo de una población creciente. De llegar a producirse el desabastecimiento, los grifos ya no distribuirán el agua, y los habitantes de aquella región deberán acudir a puntos de repartición para colectar el líquido.

Primero la llamada “hora cero” estaba prevista para junio, pero se ha adelantado hasta el punto que hoy se contempla para el 22 de abril.

En consecuencia, la Alcaldía de la ciudad lanzó una campaña este 15 de enero para crear un “mapa verde” donde se identifiquen las casas y empresas que están ahorrando líquido.

“Necesitamos que todos participen, porque la posibilidad de hacer cola diariamente para una asignación de 25 litros por persona es una realidad y debemos hacer más para evitarla a toda costa. El Día Cero llega cuando los niveles de nuestra presa alcanzan el 13.5% y la mayoría de los grifos estarán apagados”, asegura la Alcaldía de Ciudad del Cabo en un comunicado.

Además han publicado una tabla en la que se establece con urgencia el máximo de agua que debería consumir cada hogar según sus habitantes.


Habitante

 

1

Litros por día

 

87

Litros por mes

 

2600

2

164

5300

3

261

7900

4

348

10500

5

435

13200

6

522

15900

7

609

18500

8

696

21200

De acuerdo a Kevin Winter, profesor de la facultad de Ciencias Ambientales y Geográficas de Universidad de Ciudad del Cabo, las razones están detrás del crecimiento demográfico: desde 1995, la población creció un 79%, desde 2.4 millones a 4.3 millones en el 2018. En el mismo período, la capacidad de las represas se incrementó solo un 15%. La represa del río Berg, que empezó a almacenar agua en el 2007 fue la única adición de infraestructura de este tipo desde 1995. 

Sumado a las campañas de concientización, las autoridades trabajan en la perforación de acuíferos subterráneos, que según la alcaldesa Patricia de Lille, podrían suministrar hasta 150 millones de litros diarios.
0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes