Jueves, 18 Julio 2019
Una investigación de Consumer Reports, encontró 1,500 lesiones ocasionadas por este medio de transporte sólo en Estados Unidos, y muchos hospitales aún no las rastrean.

scooter pixabay600                                           /Pixabay

1,500 personas en sólo Estados Unidos resultaron heridas en accidentes relacionados con patinetas eléctricas desde finales de 2017, según un informe de Consumer Reports (CR). La información la obtuvieron de los principales hospitales y otras agencias públicas, como los departamentos de policía.

Para aclarar mejor cuántos conductores de scooter han resultado heridos, CR contactó a 110 hospitales y cinco agencias en 47 ciudades donde opera al menos una de las dos compañías de patinetas eléctricas más grandes, Bird o Lime. CR preguntó a cuántos pacientes han tratado por lesiones relacionadas con el e-scooter y si tenían la capacidad de rastrear las lesiones.

Varios médicos en los centros de traumatología dijeron a CR que han estado tratando lesiones graves relacionadas con estas patinetas desde que los vehículos compartidos comenzaron a aparecer en algunas calles desde hace aproximadamente un año y medio. Por ejemplo, el jefe de emergencias del Hospital Grady Memorial en Atlanta estimó que el departamento de emergencias ha tratado a 360 personas con lesiones. El Hospital Vanderbilt en Nashville ha atendido a 250 personas con lesiones, según el Director Médico de la UCI de Trauma.

"Hemos tenido múltiples conmociones cerebrales, fracturas nasales, fracturas bilaterales en el antebrazo y algunas personas han requerido cirugía", dice Beth Rupp, directora médica del Centro de Salud de la Universidad de Indiana, en Bloomington, Indiana, donde se encontraban los e-scooters.

Los expertos dijeron a CR que están preocupados por la falta de uso de cascos, especialmente al considerar la naturaleza del modelo de negocio de viaje compartido, que permite a cualquier persona con un teléfono inteligente alquilar una scooter.

"¿Quién lleva un casco con ellos?" Dice Oscar Guillamondegui, MD, director médico de la UCI de trauma del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt. Guillamondegui estima tratar a unos 20 pacientes por lesiones con scooter. “Solo he visto a una persona usando un casco. Y ese era mi hijo, porque lo exigí”.


Las ciudades están sorprendidas
En algunos casos, las empresas se han instalado en ciudades sin cumplir con los requisitos locales. Y con pocas o ninguna normativa vigente para los vehículos que funcionan con baterías, se ha dejado que las comunidades descubran cómo regularlas de manera segura. Los servicios tradicionales de transporte para alquiler, como taxis o limusinas, generalmente están regulados por los gobiernos estatales y locales. Pero el advenimiento de los servicios de uso compartido de la aplicación (Uber y Lyft allanaron el camino) ha desafiado esa estructura reguladora tradicional.

Lime y Bird empezaron a desplegar sus patinetas en varias ciudades a finales de 2017. Algunas ciudades les dieron la bienvenida porque necesitaban opciones de transporte, y las compañías encontraron una audiencia receptiva al lanzar su negocio como una forma de combatir el cambio climático al reducir la dependencia de la sociedad en el gas.

Pero en otras ciudades, los vehículos de viajes compartidos llegaron abruptamente, y el despliegue de los servicios estuvo plagado de desafíos. En algunos casos, las preguntas básicas quedaron sin respuesta, como por ejemplo, dónde se debe permitir que operen las patientas y si se debe exigir a los usuarios que usen cascos. Los residentes y funcionarios de algunas ciudades también se quejaron de estos vehículos porque eran dejados en las aceras, o en cualquier lugar en público, para que el siguiente jinete lo alquilara.

Poco después de que aparecieran los vehículos, también lo hicieron las lesiones relacionadas con ellos: huesos rotos, fracturas, traumatismo craneal contundente, incluso lesiones cerebrales.

Una nueva ley de California que entró en vigencia el mes pasado, eliminó el requisito de casco en este Estado para los conductores de e-scooter mayores de 18 años. La ley fue apoyada por Bird y firmada por el entonces gobernador demócrata Jerry Brown. Bird no respondió a la pregunta de CR sobre por qué la compañía apoyó la ley.

Cualesquiera que sean los beneficios de las patinetas, dice Gold, “actualmente los riesgos los superan. . . . Y los riesgos son tanto en términos de seguridad pública como en términos de desorden público”.

scootervisualhunt/Hans-Jörg Aleff on Visualhunt

Seguridad del piloto
Lime y Bird, junto con un puñado de otras empresas más pequeñas, presentan a las scooters como una solución de "última milla" que ayuda a aliviar la congestión en carreteras ya llenas. Bird, por ejemplo, cobra $1 dólar por uso, más 15 centavos de dólar por minuto de uso en el viaje, luego están destinados a ser accesibles.

Los términos del contrato de servicio y el pago operan a través de una aplicación en el teléfono inteligente. De igual forma, los usuarios pueden dejarlos donde les plazca para que los use el próximo piloto. Por la noche, las compañías despliegan una flota de trabajadores para recoger los vehículos, los cuales rastrean usando la tecnología GPS, y los recargan para el día siguiente.

Nos contactamos con Lime y Bird para este artículo y les hicimos una serie de preguntas, incluida la cantidad de lesiones y accidentes asociados con sus scooters electrónicos, cómo promueven el uso del casco y detalles sobre su educación pública y estrategias de implementación. Tanto Bird como Lime dicen que la seguridad es primordial y que están ansiosos por trabajar con ciudades para implementar scooters de manera segura.

Ninguna de las dos compañías proporcionó datos de lesiones o accidentes. Pero CR obtuvo los registros de la ciudad de Portland, Oregón, lo que muestra que para julio de 2018, Bird y Lime habían registrado 470 lesiones combinadas en los EE. UU.

En un comunicado, Lime le dice a CR que la estrategia de despliegue de la compañía está impulsada en parte por el deseo de abordar el cambio climático, al que llamó "el problema de nuestro tiempo".

"Moverse rápidamente para reducir las emisiones de carbono en el transporte es una de las razones por las que sentimos la necesidad de hacerlo tan rápido", dice la compañía. El portavoz dice que Bird recomienda que los usuarios informen sobre cualquier patineta dañada o incidentes que involucren a sus vehíclos y "alientan a todos los usuarios a usar cascos". El comunicado señala que Bird ha regalado más de 65,000 cascos gratuitos.

¿Una solución de transporte urbano?
El mercado de scooters creció rápidamente en 2018, y hoy en día, están disponibles en docenas de ciudades en los EE. UU. Impulsado por Bird and Lime, otras startups como Spin, Skip, Lyft (que también posee scooters) y Jump, propiedad de Uber, están buscando un lugar en el mercado.

Los profesionales médicos e investigadores se están esforzando por comprender el impacto en la salud pública de la tendencia del transporte, pero tienen que hacerlo sobre la marcha: un estudio publicado a fines de enero por investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles, encontró que 249 personas resultaron heridos en choques relacionados con e-scooter, pero los hallazgos se limitaron a dos hospitales en el sur de California. No existen datos nacionales sobre choques de e-scooter actualmente.

Cascos raramente vistos
La falta de cascos entre los usuarios en los incidentes es sobresaliente según Austin Badeau, MD, médico de la Universidad de Utah Health, quien recientemente analizó 50 visitas a la sala de emergencia durante un período de cinco meses en 2018 debido a lesiones relacionadas con este tipo de vehículos.

Las lesiones que observó en los 50 pacientes abarcaban toda la gama: cortes y magulladuras, lesiones musculoesqueléticas, lesiones mayores en la cabeza. Ninguno de los pacientes informó haber usado un casco en el momento de la lesión, dice. (El conteo puede haber incluido incidentes relacionados con scooters de propiedad personal, pero Badeau dice que los accidentes coincidieron con la llegada de e-scooters de alquiler a la ciudad).

Parte de la razón del bajo uso del casco, según sugieren algunos expertos médicos, es que montar una scooter es una decisión que se toma en un instante, mientras que montar una bicicleta es más deliberado. Un estudio publicado en diciembre pasado sobre el programa de bicicletas compartidas de Seattle encontró que el 90 por ciento de los ciclistas usaban cascos cuando montaban sus bicicletas personales; sólo el 20 por ciento de los ciclistas de bicicletas compartieron lo mismo.

0
0
0
s2smodern
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar

Banner Fijo Superior UniAndes