Sábado, 24 Octubre 2020

22 investigaciones españolas encontraron evidencia que vincula consumo de frutas, verduras, omega-3 y vitaminas A, C y E, con un menor riesgo de pérdida auditiva.

Perdida auditiva 2020/Pexels

De acuerdo a uno de los estudios analizados por Consumer Reports, se demostró que las personas que comían pescado de dos a cuatro veces por semana, tenían alrededor de un 20 por ciento menos de probabilidades de tener problemas de audición. Asimismo, señaló que consumir muy poco ácido fólico (menos de 200 mg por día) aumentaba el riesgo.

Pero en lugar de centrarse en alimentos o nutrientes específicos, muchos expertos dicen que lo más importante para una audición saludable es la calidad de su dieta en general.

Por ejemplo, otro estudio de 2018 que involucró a más de 81,000 mujeres, aquellas cuyas dietas coincidían más estrechamente con uno de los tres patrones de alimentación saludable: la dieta mediterránea alternativa (AMED), los enfoques dietéticos para detener la hipertensión (DASH) y la alimentación saludable alternativa de 2010 (AHEI), tenía un 30 por ciento menos de riesgo de desarrollar pérdida auditiva durante el período de estudio de 22 años.

(Las mujeres tenían entre 27 y 44 años al comienzo del estudio). Otro estudio de más de 3,000 mujeres publicado en 2020 en el American Journal of Epidemiology encontró resultados similares.

Cómo lo que come afecta los oídos

Hay varias razones por las que una dieta saludable puede proteger contra la pérdida de audición, dice Sharon Curhan, MD, médica y epidemióloga del Brigham and Women's Hospital en Boston, quien fue la autora principal de dos de los estudios.

Al igual que para el resto de su cuerpo, el flujo sanguíneo adecuado es clave para el funcionamiento adecuado del oído. Una dieta saludable puede ayudar a mejorar esto al mejorar el colesterol y reducir la presión arterial. Llevar una dieta saludable también puede brindar protección contra el daño oxidativo y reducir la inflamación.

También hay evidencia de una conexión entre la pérdida de audición con la diabetes tipo 2 y la presión arterial alta, afecciones en las que la calidad de los alimentos que consume contribuye en gran medida al riesgo, dice Erika Woodson, MD, otorrinolaringóloga de la Clínica Cleveland.

“El oído interno es muy similar tanto a los riñones como a los ojos en el sentido de que su salud depende del más pequeño de los vasos sanguíneos”, dice. “Sabemos que la diabetes tipo 2 y la presión arterial alta dañan estos pequeños vasos sanguíneos y afectan tanto a los riñones como a los ojos. Pocas personas saben que se produce el mismo daño orgánico en los oídos ".

Una dieta deficiente y un estilo de vida sedentario, agrega, pueden aumentar el riesgo de que desarrolle cualquiera de estas dos afecciones, lo que luego provoca el endurecimiento de las arterias, impide el flujo de sangre en todas partes, incluso en los oídos.

La mejor dieta para los oídos

Les digo a todos mis pacientes con pérdida auditiva que sigan una dieta saludable para el corazón, dice Woodson. "Si es bueno para tu corazón, también será bueno para tus oídos".

Los patrones de alimentación saludables para el corazón, incluidos los tres enfoques utilizados en los estudios de Curhan, se centran principalmente en una gran cantidad de alimentos de origen vegetal de alta calidad y cantidades bajas de alimentos de origen animal, granos refinados, azúcares agregados y grasas no saludables.

Para que sea más fácil, Curhan recomienda en cada comida llenar la mitad de su plato con frutas y verduras (pero limitando las que contienen almidón, como las papas). La otra mitad debe estar compuesta de granos integrales y proteínas de origen vegetal, como tofu, lentejas o nueces la mayoría de los días, con pescado y cantidades moderadas de carne magra y aves de corral con menos frecuencia. También se pueden utilizar aceites insaturados como aceites de oliva o vegetales.

En general, para mantener una audición saludable, es mejor concentrarse en obtener la mayoría de los nutrientes auditivos clave a través de fuentes de alimentos en lugar de suplementos, dice Woodson. "Los suplementos nutricionales no influyen en la salud auditiva".

Otras formas de proteger la audición

Por supuesto, comer de manera saludable no contrarrestará los efectos de otros factores que dañan los oídos, dice Woodson. La exposición frecuente al ruido, incluso moderadamente fuerte, como el de una cortadora de césped o el motor de una motocicleta, puede dañar la audición según el tiempo que esté cerca. Y los eventos deportivos o conciertos ruidosos tienen el potencial de dañar los oídos en 15 minutos. Es esencial usar tapones para los oídos y bien ajustados en tales situaciones.

Por otro lado, un estudio de 2019 señaló que fumar puede aumentar el riesgo de pérdida auditiva. A su vez otro estudio de Johns Hopkins de 2014, encontró un vínculo entre los niveles bajos de actividad física y la pérdida auditiva.

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes