Miércoles, 25 Abril 2018

Banner CEID 728x90px

Poner un impuesto a las gaseosas, similar a los impuestos sobre el alcohol y los cigarrillos, puede ser una forma efectiva de reducir el consumo de estas bebidas azucaradas.


CR Health InlineHero soda tax 0418                 / Consumer Reports


El año pasado, en Chicago, Oakland y otras municipalidades de Filadelfia, se implementó un impuesto a las ventas de bebidas azucaradas, a menudo denominado "impuesto a las bebidas gaseosas".

La Universidad de Drexel, en Filadelfia, descubrió que el impuesto produjo una reducción del 40% en el consumo diario de refrescos entre los residentes en los dos meses posteriores a su entrada en vigencia. El estudio, publicado en el American Journal of Preventive Medicine, también encontró que hubo una caída del 38% en el número total de refrescos consumidos durante un período de 30 días.

Para obtener estas cifras, los investigadores realizaron encuestas telefónicas a casi 900 residentes de Filadelfia antes de implementar el impuesto, y luego realizaron las mismas encuestas una vez aplicado el valor.

Se hizo también un ejercicio de comparación, efectuando la misma encuesta a residentes de tres ciudades cercanas que no aplicaron impuestos a las bebidas gaseosas. Hubo un ligero aumento en el consumo diario de refrescos en las ciudades vecinas, según Amy Auchincloss, Ph.D., M.P.H., profesor asociado de epidemiología en Drexel y uno de los autores del estudio.

"No fue sorprendente que los encuestados de las ciudades que no pertenecen a Filadelfia no modificaran significativamente sus patrones de dieta", dice Auchincloss. "Pero no esperábamos ver cambios tan importantes y tan rápido en Filadelfia".

El impuesto a los refrescos de Filadelfia (1.5 centavos por onza de bebida azucarada) se aplica a las bebidas energéticas y las bebidas de zumo de frutas con azúcar añadido, así como a los refrescos dietéticos. La encuesta mostró una caída mayor del 64% en el consumo diario de bebidas energéticas, mientras que el consumo diario de bebidas de fruta y refrescos de dieta permaneció bastante estático.

Auchincloss especula que los consumidores pueden no haberse dado cuenta de que las bebidas a base de jugo también están sujetas al impuesto a las bebidas gaseosas.

"A pesar de que las bebidas de zumo pueden tener azúcar similar o más agregado que las gaseosas, todavía hay una percepción entre muchas personas de que son saludables", dice.

Una herramienta para combatir la obesidad
Las bebidas azucaradas actualmente aportan aproximadamente el 7 por ciento de todas las calorías consumidas en los EE. UU., y esas calorías proporcionan muy poco valor nutricional. La conexión entre el consumo de refrescos y la obesidad está bien documentada, y los Estados Unidos es el país con más sobrepeso del mundo, según el grupo internacional Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico OCDE.

Una pregunta, dice Auchincloss, es si los consumidores volverán a sus hábitos previos de consumo de gaseosas después de que la fanfarria inicial de los impuestos haya disminuido. Auchincloss señala que el estudio de su equipo se llevó a cabo inmediatamente después de un gran bombardeo mediático, durante el cual muchos residentes de Filadelfia conocieron el nuevo impuesto.

Pero Auchincloss dice que hay razones para creer que el declive puede ser más duradero. Los investigadores señalan el impacto del impuesto a las bebidas azucaradas de México, ya que ha habido una caída constante en el consumo de soda en los dos años posteriores a su implementación.

De acuerdo con un análisis de la Organización Mundial de la Salud sobre el efecto que tales impuestos tienen sobre la ingesta de alimentos y bebidas chatarra, un impuesto del 20% generalmente conduce a una disminución del consumo del 20%. El impuesto de Filadelfia agrega un porcentaje aún mayor al precio de una bebida azucarada, y algunos productos aumentan su precio hasta en un 40 por ciento.

El equipo de Drexel está llevando a cabo un estudio de seguimiento con los mismos encuestados.

"Queremos ver si los mismos cambios en el consumo de bebidas azucaradas se mantienen después de un año", dice Auchincloss.

2194669167 04116a06c3 z                             /Flickr


Cambiando tus propios hábitos

A pesar de la evidencia significativa que relaciona las bebidas azucaradas con la obesidad, la diabetes tipo 2, la hipertensión y las preocupaciones relacionadas con la salud, dejar el hábito de consumo de refrescos puede ser complicado.

La nutricionista Stefanie Sacks, advierte que no se deben suspender inmediatamente. "Es más inteligente reducir gradualmente la cantidad de refresco que está bebiendo, a un ritmo razonable", dice Sacks. Esto puede significar reducir las porciones en un 25% en el momento, o reducir lentamente la frecuencia con que se consume estas bebidas. Este enfoque, dice Sacks, da una mejor oportunidad de mantenerse firme con el cambio. Pero, ¿qué pasa si quieres algo para reemplazar el antojo de la gaseosa?
"Siempre escuchas, 'solo bebe agua cuando te apetece un refresco'", dice la nutricionista Dawn Jackson Blatner, R.D., "pero no es tan fácil como suena. Si anhelas un dulce, burbujas y tal vez cafeína, beber un vaso de agua no te engañará".Para reemplazar esos sabores, Jackson Blatner sugiere agregar una inyección de 1.5 onzas de jugo de 100% de fruta a un vaso de agua con gas. Obtiene un poco de dulzor y sabor, así como también esa carbonatación familiar, sin todo el azúcar. Por supuesto, siempre puede ir por el agua mineral con sabor comprado en la tienda si hacerlo en casa no le atrae.

Tanto Sacks como Jackson Blatner están de acuerdo en que la gaseosa dietética no es la respuesta. Estas bebidas pueden tener menos calorías pero aún carecen de beneficios nutricionales y algunas investigaciones sugieren que se relacionan con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca e incluso un aumento de peso.

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Banner Fijo Superior UniAndes