Miércoles, 12 Diciembre 2018
Seleccionado por MIT, Fabián Suárez inventó una turbina que genera electricidad y, al mismo tiempo, registra crecimiento de los caudales para enviar alertas a las comunidades.
erayfabian                                                                                                                                                               Foto: Facebook e.RAY

El Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) escogió un grupo de 35 emprendedores e innovadores, menores de 35 años, que con sus ideas están cambiando el mundo. Dentro de ese grupo fueron reconocidos cuatro colombianos: Felipe Chávez, Juan Carlos Forero, Fabián Suárez y Francisco José Córdoba.

Uno de ellos, Fabián Suárez, se ha preocupado por la generación de energía y los niveles de los ríos en regiones apartadas donde no hay un monitoreo permanente. Él encontró una solución para las dos cosas al tiempo: sus turbinas inteligentes para ríos dotan a las comunidades remotas de una fuente de energía y de un medio para prevenir inundaciones.

Según él, la idea vino al darse cuenta que en el mundo viven 1.300 millones de personas sin acceso a electricidad. Solo en Colombia, el 60 % del territorio carece de conexión a la red nacional de suministro y unas 12.000 comunidades no disponen de una fuente confiable de electricidad. Al tiempo, los satélites no tienen precisión suficiente para predecir con exactitud las crecidas de los ríos, pero instalar estaciones de medida en áreas remotas resulta demasiado costoso.

Fabián Suárez afirma tener la solución ideal para ambos dilemas. El colombiano, cofundador de la compañía e.Ray, ha diseñado una infraestructura que combina la generación de energía eléctrica renovable a través del caudal de los ríos con la obtención de datos sobre los mismos. Gracias a esta iniciativa, el joven ha sido escogido por MIT Technology Review en español entre los ganadores de los premios Innovadores.

La clave de Suárez para responder a los dos problemas de golpe está en su diseño de un nuevo tipo de turbina capaz de generar electricidad sin necesidad de mayores infraestructuras civiles, y que está optimizada para funcionar a bajas velocidades y con poco caudal. Junto a esta turbina se instalan paneles solares que complementan la producción eléctrica para suministrar energía a algún proceso local que genere valor añadido. "En el piloto realizado en Uganda se instalaron máquinas que fabrican hielo; la venta de este producto de gran valor para refrigerar la leche permite a los ganaderos locales mejorar el rendimiento de su producción", explica el innovador colombiano.

Una vez solucionada la cuestión del suministro eléctrico, Suárez instala monitores en la turbina. Gracias al uso de dos sensores GPS, estos monitores son capaces de medir con una precisión de centímetros las variaciones del nivel del agua. "Para poder predecir una inundación hay que ser capaz de detectar subidas de centímetros porque cuando se ve una subida de metros ya es tarde", comenta el joven en el portal del MIT. Cuando los monitores detectan una desviación al alza se emite una alerta a la comunidad local para que tenga suficiente tiempo para reaccionar.
0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes