Miércoles, 19 Septiembre 2018
Pequeñas innovaciones en motor, transmisión, neumáticos, peso, entre otras, están contribuyendo actualmente con un menor consumo de combustible vehicular.


Según Consumer Reports, no todas las tecnologías de ahorro de combustible son una reinvención completa del motor de combustión interno tradicional. 

PEXELSvehicle chrome technology automobile 65623 600x400
Las principales mejoras, no son solamente en el motor. / Foto: Pexels

Desactivación del cilindro: Consiste en apagar varios cilindros del motor cuando el vehículo está en marcha lenta o tiene una baja demanda de potencia de conducción y de esta manera, se inhibe el consumo de combustible de estos cilindros desactivados.

Motores pequeños turboalimentados: Estos motores, aumentan su potencia al inyectar más aire cuando sea necesario, ofreciéndoles mayor eficiencia de combustible sin requerir un motor de mayor tamaño. Esta tecnología todavía está en proceso de mejora ya que en algunos fabricantes el turbo se retrasa y ocasiona un efecto de  mayor consumo. 

Tecnología de encendido / apagado: Esta tecnología apaga el motor automáticamente cuando el vehículo se detiene, impidiendo el consumo de combustible cuando no es necesario. Todavía requiere varios ajustes ya que algunos sistemas apagan el aire acondicionado junto con el motor y en otros casos el vehículo toma tiempo en reiniciar lo que lleva a que no se incorpore rápidamente al tráfico.

Inyección directa: Esta tecnología consiste en alimentar directamente cada cilindro del motor, inyectando combustible con mayor precisión en lugar de utilizar un sólo colector de admisión. Esta tecnología la hacen bien la mayoría de fabricantes sin embargo, es propicio un mantenimiento regular cada dos años para evitar pérdida de potencia y la acumulación de carbono.

Transmisiones de 8, 9 y 10 velocidades: Cuantos más engranajes tenga una transmisión, más probable es que el motor funcione con la máxima eficiencia y esto significa que usa menos combustible para generar energía. Esta opción está en mejora continua puesto que una mala sintonización, ocasiona que la respuesta del motor no sea lo suficientemente rápida y puede hacer que un auto sufra cambios bruscos de velocidad.

Transmisiones de doble embrague: Consiste en la ejecución electrónica de los cambios de marcha y del embrague lo que implica una menor pérdida de energía entre el motor y las ruedas al haber una conexión directa entre estos dos. Si esta tecnología no se encuentra bien adaptada, puede ocasionar vibraciones y rodamiento del vehículo.

Transmisiones continuas variables: Más conocidas como CVT (Por sus siglas en inglés, continuously variable transmission) permiten un conjunto casi infinito de engranajes en comparación con un conjunto definido que se encuentra típicamente en una transmisión automática. Eso les permite a los conductores obtener la potencia que necesitan cuando la necesitan. Estas cajas suelen estar siempre en la proporción correcta, optimizando el ahorro de combustible y la aceleración. Cabe aclarar, que este tipo de cajas suele requerir un mantenimiento más frecuente y en ocasiones costoso en comparación con las transmisiones automáticas convencionales.

Reducción de peso: Los fabricantes de automóviles le están apuntando a la disminución de peso en artículos del vehículo como llantas de repuesto y a la utilización de vidrios más delgados, materiales como el acero y aluminio de alta resistencia pero que mantengan un bajo peso ya que cada kilo menos, significa menos peso que el motor tiene que mover. Estos cambios pueden ocasionar menos confort como asientos menos favorables o una cabina más ruidosa.

Neumáticos de baja resistencia al rodamiento: Nuevos neumáticos crean menos fricción con la carretera y por ende, requieren menos potencia para rodar, lo que reduce el trabajo del motor y ayuda a ahorrar combustible. No obstante, advierte la publicación, a veces la falta de resistencia se traduce en falta de agarre, lo que puede aumentar las distancias de parada en húmedo y reducir la vida útil de la llanta.

Mejoras aerodinámicas: Los fabricantes de automóviles están ajustando la inclinación de la parte frontal, los parabrisas y los extremos traseros permitiendo menos aberturas lo que ayuda a que un vehículo corte más fácilmente el aire y consuma menos combustible.
0
0
0
s2sdefault

Banner Fijo Superior UniAndes