Jueves, 21 Noviembre 2019

En su décima edición, la Hora del Planeta se ha enfocado en pedir el impulso de las energías renovables en todo el mundo y especialmente en Colombia. No podía ser más coyuntural la fecha, cuando el país atraviesa una amenaza de racionamiento y críticas al sistema de generación actual.

El evento que se realiza cada año a finales de marzo busca que cada país de la Tierra apague las luces por completo durante una hora y ha tenido un crecimiento exponencial: su primera edición hace nueve años se desarrolló solo en Australia y algunas ciudades de Estados Unidos; para 2016 se espera la participación de por lo menos 170 países. 

Pero la cita de este año, que es para este sábado a las 8:30 p.m., y el llamado de WWF, no pudo ser más ajustado a la realidad del país. Incluso, el propio presidente Juan Manuel Santos, quien se encuentra en una campaña agresiva para pedir a los colombianos que ahorren energía, ha pedido en una declaración oficial que nos sumemos a la campaña internacional que se desarrollará este sábado.

Además, la oficina de la organización en Colombia ha centrado la campaña de este año en pedir que se incrementen los esfuerzos para el uso de energía renovable y “más confiable”.

A través de una convocatoria en internet, están pidiendo que los ciudadanos le pidan al Gobierno que establezca un objetivo ambicioso de energías renovables al 2030 y que defina una hoja de ruta haciendo partícipe al sector empresarial, la academia y la sociedad civil.

Pero además la organización pone el dedo en la llaga y cuestiona la efectividad de las hidroeléctricas en situaciones de cambio climático como el fenómeno de El Niño.

“El sector energético es uno de los más afectados. Cerca del 70% de la electricidad del país se produce con nuestras hidroeléctricas en condiciones normales. Y aunque eso significa que somos un país con energía limpia, esta fuente es muy vulnerable al cambio climático, pues corremos el riesgo de quedarnos sin energía en épocas de sequía. El 30% restante viene de termoeléctricas que usan gas, diésel y carbón para generar electricidad. Pero esta fuente, que emite gases de efecto invernadero y contribuye al cambio climático, está mostrando sus límites”, asegura WWF.

Adicionalmente, advierte que el país debe incrementar su producción de energía por lo menos en un 40% para la próxima década, por lo que pide que se aproveche ese reto para emprender una “transición justa hacia las energías renovables como la eólica, solar y geotérmica, que no contribuyen al cambio climático”.

termoelectrica barranquilla

Central Termoeléctrica Zona Franca Barranquilla.  / Foto: Celsia.com

0
0
0
s2smodern
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar

Banner Fijo Superior UniAndes