Sábado, 12 Junio 2021

La Investigación publicada en Nature Climate Change, indicó también que la deforestación en 2019 se cuadruplicó frente a 2018 y 2017.

 amazonas carbonoAutor: Boudewijn Huysmans/unsplash

El nuevo estudio reveló que entre 2010 y 2019, el Amazonas liberó 16.600 millones de toneladas de CO2 y solo logró absorber 13.900 millones de toneladas. Según el informe, las emisiones de carbono se atribuyen a los incendios forestales, tanto deliberados como accidentales, así como a la tala de los árboles.

Debido a que los árboles respiran el dióxido de carbono que hay en el aire, los contaminantes se liberan cuando esos árboles finalmente se destruyen, explicaron los autores.

El coautor del estudio, Jean-Pierre Wigneron, científico del Instituto Nacional de Investigaciones Agronómicas (INRA) de Francia, dijo a la AFP: “Lo esperábamos a medias, pero es la primera vez que tenemos cifras que muestran que el brasileño Amazon ha cambiado y ahora es un emisor neto. No sabemos en qué punto el cambio podría volverse irreversible “.

Al INRA le preocupa que el actual gobierno brasileño solo empeore la situación. Esto, debido a que la deforestación en el Amazonas aumentó cuatro veces en 2019 en comparación con 2017 y 2018, aproximadamente un millón de hectáreas a 3,9 millones de hectáreas, un área del tamaño de Holanda.

“Brasil experimentó una fuerte caída en la aplicación de políticas de protección ambiental luego del cambio de gobierno en 2019”, dijo el INRA en un comunicado.

Los ecosistemas que ayudan a absorber las emisiones de carbono del mundo se han enfrentado a una batalla cuesta arriba, con 40.000 millones de toneladas de CO2 emitidas en 2019. Las plantas y los suelos han podido absorber alrededor del 30% de esas emisiones y los océanos han recogido el 20%.

De acuerdo con la investigación, la cuenca del Amazonas contiene aproximadamente la mitad de las selvas tropicales del mundo, que por sus características son más efectivas a la hora de absorber y almacenar carbono que otros tipos de vegetación.

Si la región se convirtiera en una fuente neta de emisiones en lugar de un ‘sumidero’ de CO2, abordar la crisis climática se convertiría en una tarea mucho más compleja, señalaron los científicos.

Utilizando nuevos métodos de análisis de datos satelitales desarrollados en la Universidad de Oklahoma, el equipo internacional de investigadores también demostró por primera vez que los bosques degradados eran una fuente más importante de emisiones de CO2 que la propia deforestación.

Durante el mismo período de 10 años, la degradación forestal, causada por la fragmentación, la tala selectiva o los incendios que dañan pero no destruyen los árboles, causaron tres veces más emisiones que la destrucción total de los bosques.

Los datos examinados en el estudio solo cubren Brasil, que posee alrededor del 60 por ciento de la selva amazónica.

Teniendo en cuenta el resto de la región, «la cuenca del Amazonas en su conjunto es probablemente (carbono) neutral todavía», dijo Wigneron. «Pero en los otros países con selva amazónica, la deforestación también está aumentando y la sequía se ha vuelto más intensa».

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes