Viernes, 25 Septiembre 2020

Investigación afirma que las vacas, las ovejas y los perros aumentaron su actividad antes de los temblores, aparentemente reaccionando, en parte, entre sí.

Animales de granja 600/Foto: Rob Macinnis.

De acuerdo a un informe publicado en Scientific American, a pesar de las temperaturas heladas, decenas de serpientes salieron de sus guaridas de hibernación en las semanas previas a un terremoto de magnitud 7.3 en la ciudad china de Haicheng el 4 de febrero de 1975. El comportamiento de los reptiles, junto con otros incidentes, ayudó a persuadir a las autoridades a evacuar la ciudad horas antes del terremoto masivo.


Según el análisis, durante siglos la gente ha descrito un comportamiento animal inusual justo antes de los eventos sísmicos: perros ladrando sin cesar, vacas deteniendo su leche, sapos saltando de los estanques.


En un estudio en 2013, científicos de Alemania grabaron en video las hormigas rojas de madera que anidaban a lo largo de una falla y descubrieron que cambiaron su rutina habitual antes de un terremoto, volviéndose más activas durante la noche y menos activas durante el día. Pero la mayoría de estos intentos se han basado en gran medida en evidencia anecdótica y observaciones únicas, según una revisión del Boletín de la Sociedad Sismológica de América de 2018 que examinó 180 estudios anteriores.


Los investigadores del Instituto Max Planck de Comportamiento Animal y la Universidad de Konstanz, ambos en Alemania, indicaron que han logrado medir con precisión la mayor actividad en un grupo de animales de granja antes de la actividad sísmica. Aunque todavía no se ha demostrado un vínculo definitivo, los científicos dicen que sus hallazgos son un paso significativo en la búsqueda de uno. "Existen los viejos cuentos de Aristóteles y Alexander von Humboldt, quienes vieron este comportamiento", dice el coautor del estudio Martin Wikelski, director del Instituto Max Planck de Comportamiento Animal.


En otro estudio, investigadores realizaron un experimento en el que utilizaron instrumentos altamente sensibles que registran movimientos acelerados, hasta 48 por segundo, en cualquier dirección. Durante 2016 y 2017, conectaron estos sensores y GPS a seis vacas, cinco ovejas y dos perros que vivían en una granja en un área propensa a terremotos en el norte de Italia. Un total de más de 18,000 temblores ocurrieron durante los períodos de estudio.

animales sismosSe conectaron sensores a las vacas y otros animales de granja para controlar su actividad antes de los terremotos. Crédito: Instituto Max Planck de Comportamiento Animal / Scientific American


El análisis estadístico del artículo tuvo en cuenta los movimientos e interacciones diarias de los animales. Este finalmente demostró que su actividad aumentó significativamente antes de los terremotos de magnitud 3.8 o mayor cuando se alojaron juntos en un establo, pero no cuando estaban fuera para pastar. Wikelski dice que esta diferencia podría estar relacionada con el aumento del estrés que sienten algunos animales en espacios confinados.


Al analizar el aumento de los movimientos en su conjunto, los investigadores afirmaron que los animales mostraron una señal clara de comportamiento anticipatorio horas antes de los temblores. "Es una especie de sistema de influencia mutua", dice Wikelski. “Inicialmente, las vacas se inmovilizan, hasta que los perros se vuelven locos. Luego las vacas en realidad se vuelven aún más locas. Y luego eso amplifica el comportamiento de las ovejas, y así sucesivamente”.


Wikelski dice que esta observación es consistente con la teoría del comportamiento colectivo. Esa idea fue promovida, en parte, por su colega de Max Planck, Iain Couzin, cuyo laboratorio informó haber encontrado evidencia de que mamíferos, aves, insectos y peces comparten información que mejora colectivamente las habilidades de supervivencia, como la navegación y la evitación de depredadores.


Los investigadores dicen que los animales de granja parecían anticipar temblores de una a 20 horas más adelante, reaccionando antes cuando estaban más cerca del origen y más tarde cuando estaban más lejos. Sostiene que, en los días previos a un terremoto, el desplazamiento de las placas tectónicas oprime las rocas a lo largo de una falla. Esta acción hace que las rocas liberen minerales que expulsan iones al aire, según un estudio de 2010. "Los animales reaccionan a esta nueva sensación", sugirieron los autores de un artículo de 2013.

 

terremotos animalesTerremoto daños a una casa en Italia. Crédito: Instituto Max Planck de Comportamiento Animal / Scientific American

Wendy Bohon, geóloga de las Instituciones de Investigación Incorporada para Sismología en Washington, DC, que no participó en el nuevo estudio, es escéptica sobre la idea de ionización del aire. Numerosos geólogos han intentado sin éxito encontrar una señal precursora de terremotos inminentes, señala.


Bohon permite que Wikelski y sus coautores hayan hecho algunas "cosas geniales" para explorar la posibilidad de que los animales predigan terremotos. Pero se pregunta si hubo casos en que las criaturas mostraron actividad inusual y no hubo terremoto o no reaccionaron antes de que ocurriera uno. "Mi gato podría actuar loco antes de un terremoto", dice ella. "Pero mi gato también se vuelve loco si alguien usa el abrelatas".


Heiko Woith, geóloga del GFZ German Research Center for Geosciences y coautora de la revisión de 2018, elogió a los autores del nuevo estudio por medir en más de una ocasión el comportamiento anormal. Pero dice que el marco de tiempo fue demasiado corto.


Los investigadores están preparando un nuevo proyecto en Italia, así como uno en Chile y otro en la península rusa de Kamchatka. Esperan probar muchas más especies para ver si esos animales muestran sensibilidad a la actividad sísmica. "Lo llamamos una búsqueda de biotreasure", dice Wikelski.

 

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes