Sábado, 31 Octubre 2020

Un análisis del núcleo de hielo revela que son sustancias persistentes que se depositan cada año 10 veces más que antes del Protocolo de Montreal.

Quimicos en el articoÁrtico /Pexels

El Fondo Mundial para la Naturaleza ha llamado recientemente al Ártico como "el sumidero químico del mundo ". De acuerdo a un reporte de Scientific American, investigadores han descubierto que desde la década de 1990 se está acumulando un tipo de sustancia química prácticamente indestructible en la región. La presencia de estos llamados "químicos para siempre" sin duda está creciendo en todo el mundo, dicen los científicos. Y los posibles impactos en la salud de los humanos y los ecosistemas aún no se conocen por completo.

Los investigadores señalan que paradójicamente, el problema comenzó debido a un esfuerzo por solucionar otro problema ambiental: el agujero en la capa de ozono. Según el Protocolo de Montreal de 1987, los países acordaron eliminar gradualmente los productos químicos que destruyen el ozono llamados clorofluorocarbonos (CFC). Pero la industria necesitaba algo para reemplazar esas sustancias, que se utilizaron en una amplia gama de productos, desde refrigeradores hasta lacas para el cabello. Los fabricantes recurrieron a productos químicos como los hidroclorofluorocarbonos (HCFC) y los hidrofluorocarbonos (HFC).

Sin embargo, los investigadores indicaron que estos químicos llegaron a la atmósfera y reaccionaron con otros que formaron varios tipos de sustancias conocidas como ácidos perfluoroalquilcarboxílicos de cadena corta (scPFCA). Estos compuestos luego caen y se depositan en la superficie de la Tierra. Debido a este proceso, los científicos han sospechado desde principios de la década de 1990 que los scPFCA estarían en aumento en el medio ambiente. Pero hasta ahora, los investigadores no tenían suficientes datos para comprender lo que ocurría con ellos con el tiempo. “Sabíamos, en teoría, que iba a suceder. Pero no sabíamos hasta qué punto estaba sucediendo en el entorno real ", dice Cora Young, profesora asistente de química en la Universidad de York en Toronto.

Quimicos ArticoEl hielo marino (derecha) se ve desde el avión de investigación Operation IceBridge de la NASA el 29 de marzo de 2017, sobre la isla Ellesmere en Canadá. Crédito: Mario Tama Getty Images

Para ver si los scPFCA habían comenzado a acumularse después del Protocolo de Montreal, Young y sus colegas tomaron muestras de núcleos de hielo de dos ubicaciones en el Ártico canadiense. Dichas muestras pueden actuar como cápsulas de tiempo, registrando los químicos que caen de la atmósfera y quedan encerrados en las capas de hielo que se acumulan año tras año. La profundidad de los núcleos significaba que cubrían varias décadas: uno contenía 38 años de hielo y el otro tenía 50 años.

A través de su análisis, Young y sus colegas descubrieron que la cantidad de scPFCA en el Ártico ha crecido significativamente, comenzando en 1990, justo cuando entró en vigencia el Protocolo de Montreal. Por ejemplo, dice que para una de las scPFCA que observaron, la cantidad depositada en el Ártico cada año ahora es 10 veces mayor que antes del tratado. Mediante el modelado por computadora y la comparación de tendencias en la producción de productos químicos, el equipo también concluyó que los productos químicos de reemplazo para CFC fueron la causa exclusiva de este aumento o una de sus principales fuentes. Los investigadores descubrieron que la industria del fluoropolímero, que produce productos químicos para productos como sartenes antiadherentes, era otra fuente de scPFCA. Sus resultados se publicaron en abril en Geophysical Research Letters.

Young señala que aunque el estudio solo examinó los núcleos de hielo del Ártico, los scPFCA están inevitablemente presentes en entornos de todo el planeta. Esa situación se debe a que sus precursores, los químicos de reemplazo, están en la atmósfera en todo el mundo, al igual que los químicos que reaccionan con ellos. "Si estamos viendo acumulación de [scPFCAs] en el Ártico, eso significa que se están acumulando en todas partes", dice Young. Esta acumulación es potencialmente problemática, porque los scPFCA son químicos extremadamente persistentes. "Se caracterizan por enlaces carbono-flúor, que son los enlaces simples más fuertes que se pueden formar", explica. "Los lazos son tan fuertes que no hay realmente ningún proceso ambiental que pueda descomponerlos". Young dice que cualquier scPFCA que se acumule en el medio ambiente estará allí por miles de años.

 

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes