Domingo, 20 Septiembre 2020

El cartógrafo alemán, Gerardus Mercator, creó el mapa para ayudar a la navegación, pero, aunque respeta las formas de los continentes no lo hace con los tamaños.

600mapa


El mapa que comúnmente se usa en colegios y aparece en los atlas no es el correcto.

Ese mapa, conocido como el mapa de Mercator, muestra por ejemplo a la Antártida y a Groenlandia en forma distorsionada y desproporcionada.

En su momento, Gerardus Mercator, un geógrafo alemán no quería replicar de forma exacta el mundo, sino ayudar a navegarlo mejor, de hecho, fue usado en gran medida para la navegación náutica ya que cada línea en la esfera es un curso constante, o loxodrome, lo que permitía trazar rutas como líneas rectas, a diferencia de otras proyecciones más precisas.

Las críticas radican en que el sistema de proyección ideado por Mercator respeta las formas de los continentes, pero no los tamaños.  Los territorios del Hemisferio Norte los muestra más grandes que los del sur.

África queda reducida a una fracción de su tamaño real, así como la India, los archipiélagos entre el Índico y el Pacífico o Brasil.

Europa y muy especialmente las tierras por encima del Círculo Polar Ártico obtuvieron un tamaño superior.

Canadá, Estados Unidos y Rusia se empequeñecen, pasando a ocupar una significativa porción de la Tierra (pero no su mayoría, como aparentan en la proyección del siglo XVI). China, Argentina o Australia también pierden parte de su enorme tamaño.

Ante tal distorsión, buscan crear el mapa real, un artista y arquitecto japonés desarrolló una representación que sí reflejaría fielmente las proporciones reales entre regiones y países.

Para crearlo se inspiró en origami, la milenaria técnica japonesa de plegado de papel.

El mapa se llama AutaGraph y su autor, Hajime Narukawa, ganó con él uno de los galardones más prestigiosos de diseño en Japón, el Gran Premio de Diseño o Good Design Award, concedido por el Instituto Japonés de Promoción del Diseño.

El arquitecto dividió el globo esférico en 96 triángulos, que luego fueron transferidos a tetraedros, es decir, a poliedros con cuatro caras. Los poliedros son cuerpos geométricos con caras planas y volumen finito.

Con esta técnica de varios pasos, Narukawa logró desplegar la información de la esfera terrestre en un rectángulo manteniendo las proporciones.

"Este método original transfiera la superficie esférica a una rectangular manteniendo las proporciones de las áreas", señaló la organización que concede el Gran Premio de Diseño.

"AuthaGraph representa fielmente los océanos y los continentes incluyendo la Antártida y provee una perspectiva precisa y avanzada de nuestro planeta".

Los organizadores del premio señalan, sin embargo, que podría ser aún más detallado, y aseguran que un próximo paso sería "aumentar el número de subdivisiones" para afinar aún más la precisión.

También, Google, cuya aplicación de mapas es utilizada por aproximadamente 150 millones de personas por mes, recientemente dio el paso de superponer su mapa en un globo terráqueo. Este cambio evita completamente los problemas de proyección y muestra el mundo tal como es: redondo.

A medida que las personas se acostumbren más a los mapas de áreas iguales y vean la Tierra en su forma esférica, los conceptos erróneos sobre el tamaño de los continentes pueden convertirse en algo del pasado.

Contrario a lo que se creía, por China e India hoy la Tierra tiene 5% más áreas verdes

 

 

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes