Lunes, 17 Junio 2019

Julian Hume, experto en palentología de aves del Museo de Historia Natural en Londres, explica el fenómeno de la “evolución iterativa”, caso estudiado por la Universidad de Portsmouth.

bbccharles

Foto: BBC /CHARLES J SHARP/PA

Aldabra es un atolón de coral situado en las denominadas islas Exteriores, en el océano Índico, allí el ave no voladora evolucionó dos veces en la misma especie a partir de un mismo antepasado, un ave de Madagascar llamada rálido de garganta blanca (Dryolimnas cuvieri).

"No conocemos ningún otro caso en rálidos, o en aves en general, que demuestra el fenómeno de la evolución iterativa en forma tan evidente", señaló David Martill, profesor de la Escuela de Estudios Terrestres y Ambientales de la Universidad de Portsmouth en Inglaterra y uno de los autores del estudio.

"La evolución iterativa es la evolución repetida a partir de una misma forma", le explicó a BBC Mundo el autor principal del estudio, Julian Hume, experto en paleontología de aves del Museo de Historia Natural en Londres.

"Básicamente, cuando las circunstancias lo permiten el mismo evento evolutivo puede volver a ocurrir a partir del mismo género o especie", dijo.

En el caso del ave de Madagascar, Hume señaló que por razones no conocidas, usualmente asociadas con la abundancia de alimentos, los rálidos se dispersan repentinamente.
"No es una migración sino que se trata de vuelos en todas las direcciones posibles".

Un grupo de estas aves llegó hasta Aldabra, donde se dio la circunstancia especial de que no tenían predadores.

¿Cómo se extinguieron y reaparecieron?

El rálido perdió su capacidad de volar y se adaptó perfectamente a las condiciones en Aldabra, pero "a fines de una de las edades del hielo, hace 136.000 años, el nivel del mar volvió a subir, el océano cubrió el atolón y el ave se extinguió", explicó David Martill a BBC Mundo.

"Luego en el período interglacial el nivel del mar volvió a bajar y el atolón de Aldabra reemergió del océano".

"Fue entonces que otro grupo de rálidos procedente de Madagascar colonizó el atolón y nuevamente la población perdió la capacidad de vuelo", agregó el científico de la Universidad de Portsmouth.

Los científicos se basaron en el estudio de fósiles de dos períodos, antes de la inundación y después de ella, hace 100.000 años.

Los segundos fósiles muestran por la forma del ala que las aves estaban nuevamente perdiendo la capacidad de vuelo. "Y sabemos que la perdieron por completo porque el rálido de Aldabra sigue existiendo actualmente", señaló Hume.

Cambio climático

El estudio suscita también una reflexión ante las actuales condiciones de emergencia por el cambio climático, según Hume.

"Con el aumento del nivel del mar por el derretimiento de las capas de hielo, una vez más Aldabra podría quedar bajo agua, ya que estos atolones e islas son muy bajos y están en grave peligro".

"Si eso sucede y luego nuestra influencia no está presente y Aldabra vuelve a emerger del mar, el mismo proceso evolutivo puede volver a comenzar".

 

0
0
0
s2smodern

Banner Fijo Superior UniAndes