Sábado, 7 Diciembre 2019
Se reveló el más reciente informe de calidad de vida ‘Bogotá Cómo Vamos’, el cual dedica un capítulo al medio ambiente. Hay avances significativos pero aún varios retos por asumir.
 
Bogotá Cómo Vamos se ha dedicado a combinar el análisis de indicadores técnicos y la percepción ciudadana que permite conocer los resultados de la gestión para mejorar la calidad de vida en la ciudad y su impacto en los bogotanos. En su más reciente análisis, del año 2015, un equipo técnico evaluó distintos aspectos que van desde las finanzas, la salud pública, la seguridad, el transporte y por su puesto el medio ambiente.
 
 
 
congestionBogotá
 
Foto tomada de LaFM.com
 
 
En el más reciente análisis conocido en las últimas horas, en materia de sostenibilidad se aprecian subcapítulos: calidad del aire y del agua y contaminación visual y auditiva. En las dos primeras hay avances importantes tanto en la medición como en los resultados, en las dos últimas la gestión ha bajado.
 
Calidad del Aire
En este aspecto se tienen en cuenta las mediciones de las 12 estaciones para el monitoreo distribuidas a lo largo del territorio urbano. “Estas permiten medir el nivel de concentración de partículas de polvo en 10 micras (PM10) sólidas o líquidas de cenizas, hollín, partículas metálicas, cemento o polen dispersas en la atmósfera”.
 
Para el año 2015 la concentración de PM10 como promedio diario de ciudad, se situó en 44µg/m³ (microgramos/metro cúbico), lo que representa una disminución de 15% con respecto al año 2014 que se ubicó en 52 µg/m³.
 
 
 
grafica uno calidad aire
 
Gráfica tomada de Bogotá Como Vamos
 
 
En cuanto a la medición de las partículas de polvo de 2.5 micras, que según los estudios científicos son las que más afectan la salud humana, la reducción también fue notoria en relación a 2014, alejándose de los máximos que establece el Ministerio de Ambiente.
 
El promedio anual de la ciudad para 2015 fue de 19 µg/m3, menor a lo registrado en 2014 establecido en 23µg/m³. La norma nacional anual establece un promedio de 25 µg/m3.
 
Sin embargo, en las observaciones finales hay una que puede marcar una gran diferencia en el análisis de los resultados y es que se saca un promedio total de la contaminación del aire en todas las estaciones de la ciudad y en todas las horas del día, lo cual permite compensar los sectores más contaminados con los que menos problemática tienen. Los especialistas plantean que se establezcan metas dependiendo del sector para asumir planes de mejoramiento más sectorizados porque aunque el promedio total mejore hay sectores que superan el máximo permitido como es el caso de Carvajal y Kennedy.
 
 
 
grafica dos calidad aire
 
 
 
Gráfica tomada de Bogotá Como Vamos
 
 
Contaminación del agua
 
La Secretaría de Ambiente ha venido desarrollando un indicador de calidad del agua para medir la calidad de los ríos Torca, Salitre, Fucha y Tunjuelo, a partir de parámetros físicos, químicos y biológicos. Toma como referencia el índice Water Quality Index (WQI) elaborado por el gobierno canadiense, con el que se establece una escala de 0 a 100. La entidad cuenta con la Red de Calidad Hídrica distribuida en 30 estaciones, desde la parte alta de los ríos hasta sus desembocaduras en el río Bogotá.
 
“Los resultados para el año 2015, señalan que los ríos Tunjuelo, Fucha y Salitre, tienen condiciones precarias en la mayoría de sus tramos. En los tramos finales por lo regular es notoria la influencia que tienen los determinantes de Coliformes fecales, Tenso activos y Oxígeno Disuelto que se encuentra”, señala el informe.
Sin embargo, se aprecia una disminución de las toneladas aportadas de contaminantes al Río Bogotá por los ríos urbanos en los últimos años, al pasar de 103.419 en 2011 a 65.506 en 2015, lo que equivale a un 37% de disminución.
 
En este punto los expertos sugieren mejorar la gestión de las comunidades en la recuperación y preservación del recurso hídrico, la participación de los empresarios como corresponsables en la gestión integral del recurso hídrico.
 
Contaminación visual
Los sectores comerciales, los más densificados y las vías principales siguen siendo objeto de alta contaminación visual por el gran número de pasacalles, pendones, murales y otros objetos que alteran el paisaje.
 
Teusaquillo, Chapinero y Usaquén son las zonas más afectadas por la instalación ilegal de Publicidad exterior visual, debido a “su gran vocación comercial y su actividad socio-económica”.
 
En cuanto al número de elementos desmontados y los metros cuadrados de elementos desmontados se observa un descenso notorio en ambos casos en el año 2015 con respecto al 2014.
 
 
 
grafica tres contaminación visual
 
Gráfica tomada de Bogotá Como Vamos
 
Contaminación sonora
Las fuentes móviles que son todos los medios de transporte y la publicidad rodante conocida como el perifoneo siguen siendo las grandes responsables del problema porque aportan el 60% de la contaminación, mientras que el 40% restante corresponde a las fuentes fijas como establecimientos de comercio, industrias y construcciones.
 
En por lo menos ocho de las 20 localidades de la ciudad hay puntos críticos de ruido, según información reportada por el grupo de Ruido de la Subdirección de Calidad del Aire, Auditiva y Visual de la Secretaría de Ambiente.
 
Engativá y Kennedy son las más afectadas. En la primera se pudieron definir por lo menos cuatro puntos importantes, mientras que la segunda encabeza la lista con ocho. Le sigue Chapinero con sitio críticos como la Zona Rosa, el Parque de La 93 y la zona universitaria, que se caracterizan por gran cantidad de establecimientos de comercio y de rumba.
 
0
0
0
s2smodern
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar

Banner Fijo Superior UniAndes