Viernes, 28 Febrero 2020

El Acueducto Metropolitano de Bucaramanga atribuyó estos cambios al intenso verano, pero aclaran que sí es apta para el consumo humano.

 pexels photo 861414 700x468

Foto: Rotoplas

Habitantes de Bucaramanga denunciaron que el agua que llega a sus hogares presenta en los últimos días un sabor a madera y tierra, por lo que temen ingerirla e incluso preparar alimentos con ella.

Ante esta situación, el Acueducto Metropolitano de Bucaramanga AMB, explicó a través de un comunicado oficial a sus más de un millón de usuarios, que intensificó el monitoreo continuo de las características físico-químicas y microbiológicas del agua captada del río Suratá.

"Como resultado de estos análisis, se encontró que las variaciones en las características del agua tienen su procedencia en factores ambientales propios del intenso verano que predomina en el área de influencia de la fuente de Suratá”, indican desde la empresa de acueducto.

También agregaron las directivas que las altas temperaturas, la intensidad de las radiaciones solares, la sequía y la disminución en los niveles del río alteran la flora acuática y ocasionan cambios en las características históricas de esta corriente, pero no alteran la potabilidad del agua.

Insistió el AMB que el líquido que se distribuye por los hogares "cumple con los estándares de calidad exigidos por la normativa nacional calificando el agua como apta para consumo humano".

Anunció que adelanta "todas las acciones necesarias para contrarrestar la percepción de sabor y olor con la expectativa de superar la situación en el menor tiempo posible".

El Acueducto Metropolitano de Bucaramanga provee del líquido a la capital santandereana y los municipios de Floridablanca y Girón.

0
0
0
s2smodern
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar

Banner Fijo Superior UniAndes