Viernes, 6 Diciembre 2019
La Secretaría de Ambiente señala que son 22 los establecimientos. La contaminación con jabones y aceites de las aguas que por el alcantarillado llegan al río Bogotá, al río Magdalena y así al Mar Caribe.

carrolavado                                                                                              Foto: El Siblo 

En Bogotá existen al menos 92 lavaderos de carros, los mismos que han solicitado permiso para operar ante la Secretaría de Ambiente y 22 de ellos están bajo la mira por no cumplir con la normativa de vertimiento de aguas residuales. De ellos, solo a 12 se les ha otorgado o renovado la autorización para que puedan funcionar.

Este es un requerimiento necesario para que el agua con jabón y otros residuos que salen luego de lavar un vehículo no vayan a los desagües de la ciudad deteriorándolos y contaminen las aguas que vierten al río Bogotá con sus graves imapctos asi como al río Magdalena y el Mar Caribe donde finalmente llegan.

Según los datos de la entidad, un establecimiento está en proceso de trámite para otorgarle el visto bueno mientras que a otros 11 se les ha negado la solicitud, en expedientes que datan desde el 2006.

Además, 24 de ellos han desistido de adelantar el trámite mientras que de 35 no se precisa qué ha sucedido, según la información suministrada por la entidad.


CONSUMO DE AGUA

La Empresa de Acueducto y Acueducto de Bogotá explicó que la ciudad está dividida en dos categorías a la hora de hacer el cobro de consumo de agua. Una es para los predios residenciales y la otra, para los comerciales. En esta última se encuentran los lavaderos de carros, por lo que no es posible definir con exactitud cuánto líquido consumen, pues, como cualquier establecimiento, ellos pagan por lo que gastan.

Según cifras reveladas por el diario El Tiempo, al día llegan a lavar entre 30 y 40 vehículos, a los cuales se les cobra una tarifa de entre 15.000 y 24.000 pesos por el servicio. Con este volumen de trabajo, pagan entre un millón y medio y dos millones de pesos cada dos meses, que es cuando llega el recibo de agua y alcantarillado.

Ignacio Ruiz, gerente de Lavafante, una de las compañías que opera de manera legal y que implementa un sofisticado sistema de reciclaje y limpieza de agua, explicó que en sus instalaciones se tiene calculado que por cada carro se tardan en su lavado, en promedio, ocho minutos. Por cada minuto se utilizan diez litros de agua, para un total de 80 litros. Sin embargo, solo 6 de ellos son de agua limpia. La demás es reciclada, dijo a El Tiempo.


REGULACIÓN

Este ahorro de agua se debe a que en la capital se tiene el Decreto Único Reglamentario 1076 de 2015, en el que cada lavadero de vehículos debe solicitar un permiso de vertimientos ante la Secretaría de Ambiente. Para que este sea concedido, deben cumplir con requisitos legales y técnicos.

Dentro de los técnicos “se encuentra una caracterización fisicoquímica de las aguas residuales, la cual para garantizar su representatividad debe ser tomada por un laboratorio acreditado por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) y ser remitida para su evaluación a la Secretaría Distrital de Ambiente (SDA)”, explicó la entidad.


0
0
0
s2smodern
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar

Banner Fijo Superior UniAndes